Publicado en Librerías

Librerías Re-Read (Zaragoza)

Qué dulce es la sensación que se siente cuando uno se reencuentra con ese libro que hace años tanto le gustó. Cogerlo suavemente recordando sus líneas, ojear la portada que tantas veces vimos.
Si además, es un libro que se perdió, la felicidad es completa. O simplemente coger una edición de un autor del que hemos oído hablar pero que nunca hemos tenido la oportunidad de leer. Caer en la tentación es fácil, y en materia de libros nos gusta pecar.

Nos solemos regalar periódicamente una visita a la librería Re-Read. Cuando entramos sabemos que es muy difícil que no salgamos con algún libro en la mochila. Nunca sabemos qué podremos encontrar, pero disfrutamos mucho de la búsqueda.

Ayer fue uno de eso días. Una tarde de tormenta, impropia de finales de julio. Y casi en el comienzo de nuestro paseo, un cartel en negro, pequeño, con una frase sobre la lectura: una invitación a viajar a través de los libros.

Entrar en Re-Read es comenzar un viaje a nuestro pasado. El olor a papel es más intenso quizá que en otras librerías, fruto de la larga vida que llevan ya los ejemplares de sus estanterías. Las secciones están perfectamente descritas y el fondo de libros es extenso y muy variado.

Y como casi siempre que entramos, dos libros nos hechizaron en esta ocasión. Dos pequeñas joyas que estamos deseando comenzar a leer. Dos libros, cuatro euros. Soñar es gratis. Disfrutar de la lectura también lo es prácticamente.

Zaragoza tiene la suerte de contar con dos librerías Re-Read. Una en Fernando el Católico. La otra en la calle Coso. Un proyecto fantástico con el que ayudamos a reducir las talas indiscriminadas de árboles, damos nuevas oportunidades a libros que aún tienen por delante muchas horas de felicidad y es una manera fantástica de racionalizar nuestra sociedad de consumo.

Ahí dejamos la apuesta. ¿Alguien puede ofrecer más?

Publicado en Libros, Novela

Cuídate de mí (María Frisa)

Dos mujeres que luchan por sobreponerse a los reveses de sus vidas, tanto profesionales como personales. Un violador que escapó a su castigo. Una venganza cruel que estremece las fibras más sensibles.

Y Zaragoza de fondo. Con su verano asfixiante, con sus rincones perfectamente dibujados de la mano de María Frisa. Un libro cuidado en todos sus detalles. Donde todo va encajando capítulo a capítulo en una narración ágil y que engancha alcanzando un climax fantástico. Con pequeñas incursiones al pasado que enriquecen la trama, aportando detalles que hacen que el lector se sienta más y más involucrado en las vidas de nuestras policías.

Un canto a la integridad profesional, a la superación de las barreras y las dificultades. No busquen ningún rasgo de series policíacas donde el ADN encontrado en un rincón oculto lleva a resolver el crimen. Aquí encontraremos humanidad, sensaciones, intuiciones, la búsqueda de la verdad aunque ésta implique más dolor. Porque la vida no siempre es justicia. También es perseguir a quien la justicia la toma de su mano.

La dualidad en la narración, centrándose en Berta y Lara alternativamente, es un recurso narrativo que nos hace alternar emociones variopintas de página en página. Podemos pasar de la euforia por un pequeño triunfo de una de ellas a la melancolía más absoluta en la madrugada sofocante mirando la luces de nuestra ciudad mientras acompañamos silenciosamente a la otra.

Una trama dura, muy dura, que retrata la realidad de los malos tratos, la impotencia de aquellas personas que tratan de ayudar y la crueldad de las vidas de aquellas mujeres que no consiguen escapar de sus miserables verdugos. Me niego a darles otro nombre. Ni maridos, ni compañeros, ni parejas.

Una novela negra pero donde las personas brillan con luz propia.

Publicado en Eventos, Feria del libro

Feria del libro de Zaragoza 2021

¡Qué ganas teníamos de volver a disfrutar de la feria del libro! Volver a sentir la impaciencia por empezar a recorrer los muchos stands montados. Había ausencias, pero la variedad y calidad está asegurada por todos los participantes de esta nueva edición. Más de cincuenta participantes han desafiado las restricciones de la pandemia y nos han hecho el regalo de poder visitarles hasta el próximo día seis de junio.

Tuvimos la suerte de entrar en un momento que no había fila y aún con la amenaza inminente de lluvia, pudimos recorrer sin prisas las diferentes propuestas que nos ofrecen los libreros y editoriales presentes.

La programación está repleta de presentaciones de novedades, y firmas con autores. Nosotros conseguimos un ejemplar dedicado a Mamen de la última novela de María Frisa: El nido de la araña. Una delicia.

Habrá que tener paciencia en algún momento, porque el acceso está controlado y, por supuesto, la mascarilla es obligatoria.

El horario para acercarse es el siguiente :

Lunes a Viernes, de 18 a 21,30 horas
Sábados y Domingos de 11 a 14 horas y de 18 a 21,30 horas.

Publicado en Eventos, Feria del libro

El día del libro (Zaragoza, 2021)

Después de la tristeza del día del libro de 2020, este año teníamos todos muchas ganas de celebrarlo en la calle. Además, el clima acompañaba. Tras la lluvia de ayer, el sol hoy no se ha querido perder nuestra celebración. Resultado: miles de personas paseando felices, tomando algo en una terraza o haciendo filas. Muchas filas.

Por primera vez (al menos hasta donde me alcanza la memoria) las casetas de librerías, editoriales, asociaciones y distribuidoras nos esperaban en el pulmón de la ciudad, en el Parque Grande. No creo que haya un entorno mejor en la ciudad. El parque dedicado a Labordeta es, sin lugar a dudas, nuestro jardín más preciado.

Lamentablemente, la pandemia no nos ha dejado aún y este día del libro no ha estado exento de restricciones. Las poco más de 400 plazas para entrar a recorrer los puestos han supuesto horas de fila. Eso para los más pacientes. Los lectores a los que nos supera la impaciencia hemos tenido que buscar una alternativa y hemos visto los libros y a los libreros desde el otro lado de la valla.

Después, un paseo por las calles de nuestra ciudad nos ha mostrado filas de distinta longitud en la puerta de todas las librerías. Creo que nunca había visto algo semejante. Los libros, al menos hoy, son un reclamo para los zaragozanos.

Está claro que un año largo de restricciones, confinamiento y medidas anticovid nos han hecho darnos cuenta de lo importante que es poder salir a la calle a sentir el sol en la cara y poder acceder a los libros para disfrutar de una buena lectura. Que no se nos olvide nunca.