Publicado en Libros, Novela

Shogun (James Clavell)

Hoy quería hablaros de una novela diferente, al menos lo fue cuando se publicó. Es un Best Seller, por lo tanto me imagino que muchos de vosotros estaréis pensado: ¿diferente?, si todos esos libros son prácticamente iguales.
Y tenéis razón. No puedo negar que tiene muchas fórmulas repetidas hasta la extenuación por editores y escritores de éxito. Shogun no destaca por la profundidad de sus personajes, ni tan siquiera por la belleza de sus descripciones. Incluso me atrevería a decir que sus giros de argumento pueden llegar a marear. Con todo esto dicho, ha llegado el momento de decir porqué es mejor que la media.
Cuando se publicó, a mediados de los años 70, fue capaz de proponer una visión muy diferente de la sociedad nipona que se tenía por aquel entonces. Ese es el gran valor de sus páginas. No juzga, no se alinea con un pensamiento u otro. Simplemente nos traslada a una civilizacion tan apasionante como sesgada por nuestra visión occidental. Ser capaces de entender su filosofía, sus valores, sus inclinaciones, y hacerlo sin caer en tópicos o paternalismos es impresionante. Es apasionante constatar capítulo tras capítulo lo diferente de su conducta, de su forma de entender el honor, la familia, la disciplina o la muerte. También advierto que Clavell no fue especialmente riguroso con los datos históricos y los manejó para darle emoción e intriga, por ello no queráis encontrar una crónica exacta de la historia del Japón. Pero ni su autor lo pretendia ni es el medio para encontrar un rigor académico.
La experiencia como prisionero de guerra en Japón del autor le permitió conocer a sus «enemigos». Y de ese conocimiento nació una brillante carrera literaria centrada en las tierras del sol naciente.
El impacto que causó fue tal, que se desató en EEUU una especie de reivindicación de sus antiguos adversarios y generó una serie de televisión de gran éxito mundial.
Quién tenga curiosidad por un pensamiento tan diferente al nuestro que no dude en abrir sus páginas. La satisfacción de estar comprendiendo sus tradiciones supera con creces esos pequeños defectos inherentes a las novelas de consumo masivo.

Publicado en Libros, Novela

El caballero del Templo (José Luis Corral)

José Luis Corral e historia son un binomio que siempre trae buenos libros. No engaña el autor cuando uno lo escoge para viajar en el tiempo. Es un autor honesto y nos ofrece siempre lo mejor de sí mismo y de lo que más domina.
Con El caballero del Templo nos iremos a los últimos momentos de una de las organizaciones más mitificadas de la historia: Los caballeros Templarios. Una orden que acumuló demasiado poder como para que los monarcas europeos, que ansiaban las riquezas de aquellos, permitieran su prósperidad.
La historia nos lleva hasta un hombre, deudor del pasado familiar, que ordenado Templario, se embarca en la defensa del último gran bastión que le quedaba a la cristiandad en Tierra Santa.
Lo mejor de sus páginas es la recreación de la vida de los Templarios, sus costumbres cuando no estaban guerreando y el altísimo grado de disciplina que imponían a sus miembros.
El tono épico de ciertas partes apoya la tensión de unos capítulos que se suceden rápidamente aunque en ciertas ocasiones la trama queda un tanto pueril.
Hay un caballero andante, honesto y sin tacha, al que se contrapone el personaje más interesante de la novela; Roger de Flor fue un mercenario, señor de los míticos Almogavares, que tuvo conexiones con los Templarios y estuvo a punto de cambiar la historia conocida de occidente. La lucha de estas dos corrientes de pasión ecplisa todo lo demás y sube el voltaje de una acción sin pausa.
No busquen retratos psicológicos profundos o una prosa bella. Lo que ofrece, y lo hace muy bien, es un marco histórico exacto, con una trama de fondo que es muy entretenida.
Una lectura de las llamadas ligeras pero que sin embargo esconde dentro mucho conocimiento histórico, rigor y emoción.
La novela histórica necesita a autores como Corral que saben conjugar el entretenimiento con la pasión por el conocimiento.

Publicado en Libros, Novela

Los asesinos del emperador (Santiago Posteguillo)

Hoy publica Santiago Posteguilo el primero de seis novelas dedicadas a uno de los personajes más relevantes de la historia: Julio César.  Una trilogía le parecía poco para narrar la vida del gran César.
Ya antes de ser publicada todos los expertos coinciden en que será sin duda un grandisimo éxito. Y en cuanto caiga en mis manos será devorada con la misma pasión con la que leí las dos trilogías anteriores.
Sobre la dedicada a Escipión ya os hablé en su día del primer volumen y pronto llegarán los otros dos. Y hoy quería dedicar unas líneas a ese libro que inauguraba la dedicada a Trajano.
Los méritos de este emperador para figurar entre los más importantes gobernantes de la antigüedad son muchos y, cosa muy rara, están avalados por todos los historiadores que se han acercado a su figura.
Esta primera entrega arranca muchos años antes de su llegada al poder, y la virtud como narrador de Posteguillo consigue dibujar varias líneas argumentales que se irán entrelazando según avancen los capítulos.
Son años terribles para el imperio, que ha caído en manos de una serie de emperadores que rivalizan en crueldad y locura. El peor de todos ellos, Domiciano, es objeto de un plan para derrocarlo y situar en su lugar a un nuevo gobernante más capaz.
Con un arranque eléctrico, nos vamos encontrando a unos protagonistas que se empiezan a dibujar en su personalidad de manera soberbia. Posteguilo consigue dotar de una profundidad fantástica los perfiles de los grandes protagonistas de la historia. Aunque lo mejor de sus líneas será su capacidad para dibujar las condiciones de vida de los habitantes del mayor imperio de su tiempo.
Aunque es una novela de más de mil páginas, la tensión que existe desde la primera página, unido a lo bien ambientada que está, consiguen que su lectura sea muy placentera, no cayendo nunca en el aburrimiento.
Un buen aperitivo para entrar de lleno en la vida de uno de los emperadores más reconocidos de la historia.

Publicado en Libros, Novela

El último templario (Edward Burman)

La novela historia es el cajón desastre donde las editoriales acumulan esos libros que sin tener un interés pleno por parte del público consiguen su reducto de fieles lectores. Dentro del género podemos encontrar historias con suspense, con misterio, personajes reales alternando con los imaginarios, drama, terror y un largo etcétera, tan largo como la imaginación de los escritores sea capaz de componer.
El libro de hoy podría ser una de esas obras, donde con la excusa del final de una de las órdenes religiosas más poderosas de la historia, el argumento navega entre el misterio, la aventura y dosis de ensayo histórico.
Sin duda la orden templaria ha sido objeto de interés masivo por el gran público. El aura de misticismo y su final tan dramático han dado muchismo juego para historiadores y el público en general.
La novela de hoy juega con el misterio de las reliquias y un último caballero templario al que el mismísimo rey de Francia persigue con saña. La lucha de poderes entre los diferentes reinos emergentes europeos y el poder que tenía la religión para movilizar a la población son los escenarios reales por donde el protagonista huye con el terrible secreto, iniciando un viaje donde nadie es quien parece y la traición parece el comportamiento normal de los poderosos.
Una novela ágil, de diálogos directos, que como suele ser usual en un Best Seller adolece de profundidad en el desarrollo de los personajes. Sin embargo, la sucesión de las intrigas, que no dan un respiro tapa las carencias literarias del título. Además, la historia está repleta de pinceladas históricas sobre la Orden de los Caballeros Templarios, de lo mejor de la novela. Quién sea aficionado a la historia medieval quedará más que satisfecho con todo el trabajo de documentación que el autor realizó.
Una elección ideal para esos momentos donde necesitamos desconectar, unas vacaciones por ejemplo, y que nos va a proporcionar unas horas muy agradables de entretenimiento.

Publicado en Libros, Novela

Las sandalias del pescador (Morris West)

¿Queréis conocer las entretelas de una de las organizaciones más herméticas de la historia?
Si la respuesta es afirmativa acompáñadme en un viaje lleno de intrigas politicas, de personajes situados en el sitio equivocado, decisiones cruciales y, sobre todo, de miradas benevolentes hacia una institución que no ejerce mucho el discurso que predica.
Porque Morris West aprovechó la historia de una elección papal para dibujar un posible cambio en la política del Vaticano que propiciase el fin de la mala fama de la iglesia católica.
No dejan de aparecer, en boca de sus protagonistas, diálogos más propios de sermones dominicales que de conversaciones cotidianas.
Este defecto lastra un tanto el ritmo y la credibilidad de la obra pues es difícil empatizar con personajes poco desarrollados psicológicamente y que, sin embargo, nos sueltan una retahíla de buenos pensamientos que quedan como mera anecdota en medio de un ambiente hostil y descarnado.
Y eso es lo mejor de la novela: la narración de los juegos políticos que se urden en los pasillos del Vaticano. West era un perfecto conocedor de la Curia romana y su funcionamiento, y encontramos en muchos capítulos una disputa por el poder más propio de políticos que de sacerdotes . Se nota que esos religiosos ponen la salsa a la novela, y sus juegos de poder, que llegan a pisotear cualquier versículo evangélico con tal de salirse con la suya, harán las delicias de los amantes de las intrigas.
Una novela de altibajos, pero que tiene unas partes que enganchan mucho; no podríamos decir que sea una novela redonda, pero tiene muchas cosas buenas.

Publicado en Libros, Novela

El águila en la nieve (Wallace Breem)

En la actualidad es muy raro no encontrar en las librerias alguna novela ambientada en el mundo romano, pero no hace tanto tiempo la situación era diametralmente opuesta. Las novelas históricas que contaran el auge y la caída de Roma se podían contar con los dedos de una mano y solo llegaban al gran público los grandes clásicos como Yo, Claudio, de Robert Graves. Un déficit que por suerte se ha ido corrigiendo.
Hoy nos toca hablar de una de esas novelas que llegaron muy tarde y casi por caminos secundarios. Y no sería porque a la obra de Wallace Breem le faltasen méritos para haber llegado mucho antes a la edición española (en nuestro país se editó casi 40 años después de su publicación original).  Quizá la sinopsis de Alamut sea un tanto exagerada pues la publicita como la mejor novela sobre la caída de Roma, pero si es de las mejores.
Eso sí, es un poco frustrante que su fama haya llegado de la mano del director Ridley Scott y la película Gladiator. El protagonista principal de la novela presta muchos de sus rasgos, incluido el nombre, para una película que volvió a poner de moda los «Péplum», pero es mucho más que eso.
El Máximo de la novela representa todo aquello que hizo de Roma el gran imperio del Mediterráneo, con una hegemonía de tantos siglos y un impacto en el mundo impresionante.
Nos encontramos con un militar disciplinado, entregado a sus ideales y una honestidad casi suicida en medio de una voragine de decadencia y corrupción.
Y la narración de Breem está acomodada al carácter de su protagonista. No esperéis encontrar batallas épicas, o un argumento de intriga que va creciendo a cada final de capitulo. Lo que hace es un diario impersonal, distante en ocasiones, pero que nos muestra la crudeza y el horror que debieron sentir los últimos defensores de la frontera. Es un magnífico lienzo donde se va dibujando el día a día de las tropas, acosadas por el abandono de su patria y el empuje de los pueblos germánicos.
Y una vez comenzado a leerlo es inevitable sentirse parte de ellos y sus aventuras. Con un ritmo muy rápido y una prosa sin concesiones a la floritura, su lectura es apasionante y adictiva. Es una novela sobre personas que viven su destino con resignación pero con el máximo orgullo de saber que están haciendo lo correcto.
No sé si es la mejor novela sobre la caída de Roma, pero si sé que es una grandisima novela. No es poco.

Publicado en Libros, Novela

Me llamo Rojo (Orhan Pamuk)

Hay libros que funden en sus páginas los dos argumentos que más me gustan: la historia y el misterio. Y cuando es un Premio Nobel quién lo firma…, la felicidad es total. No lo digo porque sea especialmente fan de los premiados, ni mucho menos, pero tranquiliza saber que hay calidad contrastada detrás de un libro. Porque suele ocurrir que los experimentos en literatura salen rana. Salvo excepciones, la gran mayoria de los escritores fracasan al adentrarse en terrenos vedados a su estilo.
Orhan Pamuk es un narrador fantástico, con un sentido estético impresionante y qué es capaz de hacerte perder por sus líneas. Se nota mucho el gusto por la forma, es decir, rodear la esencia de su literatura en un envoltorio deslumbrante. Por eso, aunar historia y misterio con pasajes casi poéticos parecía un órdago que le podría haber salido muy mal.
Pero tiene tanto talento como escritor que esta obra engancha por cualquier lado al que uno se aproxime. Su rigor histórico es altísimo, dándonos además, un boceto maravilloso del pujante imperio turco del siglo XVI. La trama, donde en muchos momentos juega con nosotros, es adictiva y nos hace leer y leer sin descanso. Su maestría es envidiable, pues en ningún momento deja caer el ritmo, ni se pierde en descripciones innecesarias por el hecho de explicar la dualidad conceptual del arte para Oriente y Occidente. Porque detrás de esa trama principal, se esconde una novela que trata de la lucha entre esas dos formas de entender muchos aspectos de la vida.
Con una mirada objetiva, Pamuk nos traslada a los ambientes de una época marcada a sangre y fuego con la religión como excusa.
Pero advierto que esa belleza no es gratuita. Es uno de los libros que más me han costado leer. Sus saltos narrativos son continuos, así como los cambios en los personajes. Al principio da una falsa sensación de haberla escrito a rachas muy distanciadas entre sí. Luego uno cae en la cuenta que esa técnica apoya aún más la belleza de sus palabras.
Para quien busque una novela arriesgada pero muy contrastada por el público, no debe obviar esta historia ni a su autor. Estoy convencido que saldrá un poquito más feliz.

Publicado en Libros, Novela

Ex Libris (Ross King)

En ocasiones, demasiadas, un gran inicio inicial se termina diluyendo en interminables capítulos que derivan hacia un final frustrante.
Ross King es un profundo conocedor de los siglos XVI y XVII, pero su narrativa no está a la altura del trabajo de documentación. Prueba de ello ha sido su paso a la publicación de ensayos, dejando de lado unos inicios encaminados hacia la ficción.
Ex Libris fue su segunda novela; animado por el éxito de ventas que supuso la obra donde se acercaba a la vida de un «castrati», quiso repetir contando la historia de un librero a la búsqueda de un manuscrito que esconde un gran secreto.
Ross nos propone un recorrido por dos de las más representativas capitales de Europa: París y Praga. Y quien quiera conocer, con un nivel de detalle excelso, cómo era la vida de la época no se sentirá defraudado. Donde falla el autor es en proponer una trama que no termina de enganchar. Y no será porque no lo intenta, hasta el punto de contar con dos misterios que van de la mano hasta un final común. Pero no encuentra Ross el ritmo adecuado que necesita toda novela de misterio. Los diálogos, demasiado breves para poder conocer a los personajes, se pierden entre interminables líneas descriptivas que terminan por hacer desaparecer cualquier ambiente de misterio o intriga.
En ningún momento nos sentimos partícipes de las fatigas en la búsqueda, posiblemente porque nunca llegamos a conocer realmente a sus protagonistas. No dejan de ser meras marionetas que se mueven por unos escenarios que les roban todo el protagonismo.
El atractivo del libro son las descripciones que buscan darnos a conocer la vida del siglo XVII, de ahí el enfoque que dió el autor a sus siguientes trabajos. Sus obras posteriores, muy elogiadas por la crítica, han dejado de lado la ficción para centrarse en la divulgación histórica y, si vemos Ex Libris como un ensayo histórico, obviando la historia de fondo, su valor crece muchísimo.
No hay duda que Ross King acertó con el cambio.

Publicado en Libros, Novela

La caída de los gigantes (Ken Follet)

Tiene Ken Follet una capacidad de trabajo increíble. No hay otra manera de explicar cómo en un período de seis años fue capaz de escribir tres libros tan voluminosos como los que conforman la trilogía del siglo.
Me imagino que comenzaría a escribir mucho antes de la aparición del primer volumen, pero así y todo, no deja de ser admirable su producción. Seguro que hay algún lector que podría objetar la calidad de esta trilogía y aún cuando su calidad no llegue a la altura de  su gran novela, Los pilares de la tierra, no se puede hablar de unas novelas de mala calidad.
Con relación a la primera, la que hoy nos ocupa, puedo decir que su lectura es tremendamente amena, con cinco familias involucradas de una manera u otra en la antesala de la Primera Guerra Mundial. Cinco miradas muy bien documentadas y retratadas por la pluma de Follet, que si bien puede darnos sensación de haber exprimido estereotipos, no es menos cierto que atina al ser capaz de crear personajes con mucha profundidad en su personalidad.
También es cierto que es una novela más de acción, diálogos cortos y con un ritmo muy acelerado, pero no olvida en ningún momento quién habla y la historia que tiene detrás. Y, en mi opinión, eso tiene mucho mérito. No se deja arrastrar por esa vorágine que envuelve a los capítulos y siempre hay espacio para que cada personaje deje su huella y señal.
Porque la sensación final que encontramos es que hemos acompañado a esos personajes  como testigos silenciosos de sus aventuras. Hemos reído y sufrido, con todos ellos, en un viaje lleno de aventuras e intrigas.
Es casi imposible no simpatizar con alguno de los protagonistas, o detestarlo, puesto que la trama se sustenta en esas rivalidades que tanto abundan en los best-seller. Posiblemente este sea el único pero que se pueda poner al libro: que en ocasiones cae en un enfrentamiento muy rebuscado, algo que nos recuerda a una telenovela.
Pero quien no se asuste por el volumen de la obra encontrará emociones bajo el incomparable marco de un principio del siglo XX convulso y que cambió el mundo.

Publicado en Libros, Novela

Zaragoza ( Benito Pérez Galdós)

Teníamos una deuda pendiente con uno de los literatos más importantes de nuestra lengua y pasada la fecha de su muerte no hemos querido dilatar mas nuestra intención de subsanar nuestro error.
Y lo hacemos con un Episodio Nacional, uno de los más famosos y reconocidos: Zaragoza. Os aseguramos que habrá más.
Este sexto episodio se centra en el segundo asedio que sufrió nuestra ciudad y, de nuevo, Pérez Galdós nos trae a Gabriel de Araceli, protagonista que ya conocimos en anteriores entregas. Escapando de las tropas francesas, su huida lo conduce hasta una ciudad que se está preparando para un asedio muy duro y que prácticamente la destruiría.
Cómo es habitual en los Episodios, los personajes históricos se mezclan con aquellos nacidos de la imaginación del escritor. Por sus páginas desfilan Palafox, Boggiero o Manuela Sancho, por ejemplo, aunque todo el peso de la historia recaerá en Gabriel y otros personajes que nos traerán todo el horror de la guerra.
Zaragoza es uno de los Episodios más sangrientos y duros de toda la colección y sus páginas, magistralmente escritas, son una crónica de los tres meses que duraron los hechos. Cuando leí la novela no podía dejar de pensar si Pérez Galdós había estado presente en la cuidad en aquellos momentos dramáticos. Obviamente no pudo ser así, pero el ambiente épico y la minuciosa recreación de la ciudad, parece más fruto de un testigo presencial. Y es que una de las características que adornan estos Episodios es el brillante trabajo de documentación que realizó Pérez Galdós. Los recorridos, aunque sean bajo fuego de cañones, por las calles de Zaragoza son exactos, así como las descripciones de sus edificios más emblemáticos.
Punto y aparte merecen algunos de los personajes secundarios que desfilan por aquí. Sus motivaciones, miedos, rencores o envidias podrían retratar perfectamente la cuidad en pleno  siglo XXI. ¡Qué poco hemos cambiado!
Una joya histórica que ya estábamos tardando en traeros.