Publicado en Libros, Novela

Alicia en el País de las maravillas (Lewis Carroll)

El 26 de noviembre de 1865, hace hoy exactamente 156 años, se publicó esta pequeña novela que, como todo buen clásico, no ha perdido ni un ápice de su frescura.

Categorizada como novela infantil, a estas alturas todos sabemos que es mucho más que eso y que permite distintas lecturas dependiendo de la edad del lector. Somos legión los que la consideramos una de nuestras novelas favoritas y vamos por la vida reconociendo a todos los conejos que siempre van con prisa a todas partes, a todos los sombrereros a los que hay que seguirles la corriente y a todas las reinas de corazones cuyo objetivo en la vida es ir cortando cabezas.

En la entrada de hoy, os hablo en concreto de la edición de este libro que hizo Catedra. Es una edición fabulosa que me recomendó mi librero y que combina el cuidado estético (a pesar de ser de bolsillo tiene unas ilustraciones muy interesantes en su interior) con un gran componente crítico. La introducción y, sobre todo, las notas nos permiten comprender mucho mejor los matices y dobles sentidos del texto de Carroll.

Atreveos a volver a descubrir las aventuras de Alicia desde una mirada de adulto. Creo que es un viaje que merece la pena hacer.

Publicado en Libros, Novela

La anomalía (Hervé Le Tellier)

Los que seguís el blog ya sabéis las ganas que tenía de leer este libro. Os hablé de él en el balance lector que hicimos hace unas semanas y era una de las sugerencias para el club de lectura del mes de septiembre. Este fin de semana por fin lo he podido leer y, pese a las altas expectativas, he de decir que no me ha defraudado. Es uno de los libros más adictivos que he leído últimamente.

Se trata de un libro de ciencia ficción que plantea una situación desconcertante: un avión pasa una zona de graves turbulencias pero acaba aterrizando en Nueva York sin daños graves. Tres meses después, incomprensiblemente, vuelve a solicitar aterrizaje. El mismo avión, con la misma tripulación y el mismo pasaje, aterriza en EEUU provocando una situación sin precedentes. ¿Qué se hace con dos copias idénticas de cada ser humano? ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Qué implicaciones de orden práctico y filosófico tiene esta situación?

Os aviso de que la primera mitad del libro tiene un ritmo trepidante. Cada capítulo está dedicado a un personaje. El ritmo es rápido y las emociones fuertes. Entre capítulo y capítulo yo cerraba el libro y me recuperaba durante unos segundos. Imposible leer sin estos momentos de descanso, pero más imposible aún dejar de leer.

Cuando llegas a la mitad del libro hay unos pasajes (creo que un par de capítulos, quizá menos) que no me han convencido. En ellos, el autor trata de dar una explicación al suceso, pero las explicaciones no están excesivamente desarrolladas. Me daba la sensación de que quería hablar de ello pero no acababa de estar cómodo en esas disquisiciones. En cualquier caso, no rompe demasiado el ritmo y no supone un demérito grave para la novela.

La segunda mitad del libro me ha resultado muy interesante. En ella, los pasajeros y la tripulación del avión deben encontrarse con su otro yo. Las reacciones a este momento tan difícil son muy diversas y dependen de la personalidad de cada uno y de lo que tenga que perder (no es lo mismo el que no tiene nada que el que debe compartir el amor de una pareja, por ejemplo). Es una parte estupenda, porque te permite pensar sobre tu propia reacción a ese momento.

Un libro absolutamente recomendable, que no podréis dejar de leer y que os planteará un sinfín de preguntas sobre vosotros mismos. La sensación que tengo al terminar de leerlo es que se ha quedado algo corto. Ojalá alguien compre los derechos y haga una serie con esta idea. Creo que puede dar para muchas temporadas y aquí tendría una fan.

Publicado en Libros, Novela

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Philip K. Dick)

Aprovecho la entrada de ayer, o mejor dicho, las respuestas en Twitter de nuestros lectores, para escribir sobre un libro que, tras la reseña, apareció varias veces. Hablo de la obra más famosa de Philip K. Dyck, la que póstumamente le sitúo en la cima de los escritores de ciencia ficción.

Hasta aquí la parte fácil de hoy. La difícil es diseccionar una novela más conocida por su adaptación cinematográfica y hablar sobre un autor tan polémico, casi odiado.

Puntualizo que la novela nunca fue de mi gusto. Sin duda la película Blade Runner me aportó muchos más matices, más riqueza en los detalles y unos personajes más profundos. Pero también dudé de si la intención del autor de la novela fue transmitir el mensaje que manda su adaptación. Porque hay diferencias sustanciales entre las dos. Hay personajes y hechos que desaparecen en la película y reflexiones donde el protagonista nos anima a una segunda lectura más pausada.

Quizá Scott supo ver lo que yo no vi y Dyck buscaba realmente hablar sobre temas como la divinidad, la ética más allá del ser humano, el fin de la civilización tal y como la conocemos…. Quizá. O tal vez simplemente no haya tal profundidad en el libro. Puede que únicamente estemos ante un argumento que se va enredando y no tiene un desenlace honesto o lúcido. Porque de quien hablamos es de un escritor con una vida tan compleja como podrían ser sus novelas.

Aquejado por problemas mentales, agravados por las drogas, siempre en una continua precariedad económica, su producción literaria es tremenda y variada. En sus novelas y relatos cortos plasmó sus sensaciones y pensamientos, pasando por una primera época donde era símbolo de la contracultura hasta llegar a sus últimas creaciones donde, bajo la influencia máxima de las drogas, sus temas recurrentes fueron la espiritualidad y la religión.

Cuestionado por unos, reinvidicado por otros, una cosa queda clara con él y su obra: no se perderán como lágrimas en la lluvia.

Publicado en Libros, Novela

Soy leyenda (Richard Matheson)

Comenzamos la semana con una pequeña gran novela. Pequeña de extensión, no más de 200 páginas, grande en su calidad y su trascendencia en las décadas posteriores.

«Soy leyenda», nos traslada a un mundo apocalíptico donde los seres humanos han desaparecido agonizando por un virus que ha dado paso a una sociedad dominada por vampiros. La originalidad de Matheson es presentar como normalidad la sociedad que se está componiendo por los nuevos seres. Y es nuestro protagonista, Robert Neville, el último humano, quien es la anomalía.

Un protagonista que además de su lucha contra los vampiros debe luchar contra la soledad, el miedo, la rutina y la locura. Su día a día es un desafío a la cordura, que no encuentra reposo ni descanso por las noches, donde vive encerrado en su casa asediada por los nuevos amos del mundo, que no son monstruos irracionales sino el germen de una nueva organización.

Un magnífico retrato de un ser humano que va aceptando muy despacio su verdadero papel en el nuevo mundo. Sus interacciones nos dejan frases y diálogos totalmente lúcidos sobre la condición humana al llegar a los límites de la cordura. La resistencia a la aceptación de un hecho que no tiene vuelta atrás refleja en la mente de Neville un detallado mapa mental sobre sus emociones y miedos que nos va calando capítulo a capítulo y nos sumerge en su sufrimiento y esperanza.

Una magnífica manera de empezar la semana, con una obra de arte de la ciencia ficción que nos dejará con muchas ganas de seguir leyendo más del maestro Matheson.

Publicado en Libros, Novela

El hobbit (J. R. R. Tolkien)

Acabo de ver en Internet que en los cines se está volviendo a estrenar la trilogía que hizo Peter Jackson de la novela de hoy. Pues bien, yo os voy a recomendar de corazón que antes os leáis esta pequeña novela precursora del mundo de fantasía más conocido de la literatura. Seguro que os cuesta mucho menos tiempo y dará muchas más satisfacciones.

Su tono es muy diferente a la trilogía «El señor de los anillos». Mientras el viaje del anillo es una epopeya, un viaje que cambiará el curso de una guerra, en » El hobbit» nos encontraremos un viaje de descubrimiento y maduración.

Narra la historia de Bilbo Bolsón, que a su pesar en principio, acompaña a un pequeño grupo de guerreros enanos en su búsqueda de un tesoro custodiado por un dragón.

Es cierto que empezamos a encontrar personajes fundamentales en la historia de la Tierra Media, esbozos de un mundo donde conviven elfos, enanos, orcos y humanos y nuestro protagonista se convertirá en involuntario héroe con un objeto que será la razón de ser de la gran novela que vendría a continuación . Pero su tono, en general, es más ligero, casi lúdico en ocasiones. Se suceden capítulos casi cómicos intercalados con breves escenas de acción.

Pero hay algo que une  a las dos novelas : su mensaje de tolerancia, su desprecio por la guerra y la esperanza de que siempre hay futuro. La simbologia de paz , la relación entre las diferentes razas que conviven y sus alianzas y  el valor ante la opresión se convierten en ideas que subyacen a los dos libros.

La razón de su diferencia es que Tolkien nunca pensó en publicarla al gran público. Su objetivo fue únicamente divertir a su familia. Pero era tal la calidad de sus páginas que nada más acabarla, tardó muchos años en hacerlo, se editó con gran éxito.

Un viaje que marcó el principio de un mundo de fantasía único y que ha sido cita obligada de las generaciones posteriores.

¿Os la vais a perder?… apuesto que no.