Publicado en Libros, Novela

Territorio Comanche (Arturo Pérez Reverte)

Hubo una época, muy triste en la memoria de Europa, en la cual las imágenes de la guerra en la antigua Yugoslavia eran noticia de portada en todos los telediarios de nuestro país. Un reportero destacaba por encima de todos los que cubrían el conflicto, aunque él siempre ha destacado el valor periodístico y humano de todos los reporteros de guerra que se desplazaron hasta allí.
Pérez Reverte, antes de ser académico, ya destacaba por su tono directo y sin complacencia, siempre mostrando la realidad sin censura.
Territorio Comanche es una pequeña novela que narra las acciones de unos reporteros de guerra, cámara y redactor, en busca de una noticia impactante: la voladura de un puente clave por parte de las tropas croatas. 
Aunque me imagino que el término territorio comanche es conocido por muchos de nuestros lectores, me gustaría explicarlo para aquellos que lo desconocen, puesto que nos sitúa muy bien en la trama del libro: es el lugar donde el instinto te dice que tu vida ya no depende de ti y que lo más sensato es dar la vuelta.
Y es en esa franja de terreno donde conoceremos a esa raza de periodistas que van más allá de la cordura, poniendo en peligro su vida para que el resto de la sociedad apenas dediquemos una mirada de soslayo en el telediario de la noche.
Una novela cruda, sin filtros de corrección política, directa y muy humana. De eso tratan sus páginas; de seres humanos interactuando, intentando sobrevivir.  No hay héroes sin mácula, puesto que no suele haber inocencia en la guerra. Pero Pérez Reverte consigue que suframos con los protagonistas y los sigamos hasta las últimas líneas con el corazón sobrecogido.
Una de esas novelas que, siendo muy duras, es de obligada lectura aún no siendo muy fan del autor.

Publicado en Libros, Novela

Querida señora Bird (A. J. Pierce)

Hace unas semanas tuvimos que acudir en medio del fin de semana a un centro comercial. Ya. Mal hecho. Son daños colaterales de convivir con adolescentes. Como una ya tiene sus tablas, cuando la cosa se empezó a alargar me refugié en una librería y me autorregalé un pequeño libro de bolsillo de sus estanterías. Creo que en los centros comerciales colocan siempre una gran librería precisamente para eso, para que sobrevivamos los que no soportamos las compras.

El problema fundamental de esta novela es que la elegí pensando que iba a ser similar a La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey, que es una de mis novelas favoritas. Muchos son los rasgos que las relacionan. Las dos están protagonizadas por mujeres jóvenes y resueltas; en las dos está de fondo la segunda guerra mundial y las consecuencias que tuvo en la vida de la gente corriente; ambas están escritas de un modo fresco y desenfadado e incluso en las dos tenemos la redacción de cartas como un elemento nuclear del argumento. Además, una de las autoras de aquella novela aparecía en la portada de esta, recomendándola.

El problema de comenzar a leer una novela pensando en otra tan fabulosa como la de La sociedad literaria... es que es muy difícil que no salga mal parada. Y eso es precisamente lo que me ocurrió, al menos al principio. En la primera mitad de la novela me parecía estar ante una historia medio insulsa, absolutamente predecible y no excesivamente bien escrita.

No obstante, algo cambia radicalmente hacia la mitad de la novela. El argumento da un giro de timón y parece como si la protagonista y la autora maduraran al mismo tiempo. De pronto estaba ante una historia mucho más sólida, cuyos personajes, tan planos al principio, ahora tenían matices. Incluso la forma de escribir había mejorado, reduciendo enormemente los clichés que tanto abundan al inicio.

Una vez terminada, puedo decir que, a pesar de que se trata de una novela que podría mejorarse formalmente, merece la pena leerla. Ver crecer a su protagonista y comprobar cómo, tras su apariencia de niña ingenua y simple, se escondía una mujer valiente y generosa es una experiencia fabulosa. Además, nos permite conocer la vida de un Londres que, asediado por las bombas alemanas, no está dispuesto a rendirse en ningún sentido.

Publicado en Libros, Novela

Almas grises (Philippe Claudel)

Los que os habéis leído el balance lector que hicimos para la primera mitad de 2021 sabréis que este año Javier y yo hemos descubierto a un autor increíble: Philippe Claudel. La nieta del señor Linh nos conmovió profundamente y teníamos muchas ganas de leer algo más de él. Estas vacaciones, cuando visitamos la librería Gil en Santander, vimos este pequeño libro en edición de bolsillo y no nos lo pensamos. Esta semana por fin me la he podido leer.

Lo que más llama la atención de esta pequeña novela a medida que la vas leyendo es, sin duda alguna, su belleza. Claudel esculpe la realidad palabra a palabra y en ocasiones me descubría releyendo una frase por el mero hecho de disfrutar de ella. Dado que la he leído traducida al español, tengo que agradecer a José Antonio Soriano su buen trabajo.

Una novela corta (poco más de 200 paginas) y bella, muy bella. Y, sin embargo, no es fácil de leer. Las razones creo que son tres. La primera es que se trata de una historia triste y si unes la belleza con la tristeza a veces la historia se te atraganta y tienes que parar a respirar. El protagonista, un policía que cuenta el caso sin resolver de una preciosa niña de 10 años, relata su propio drama vital y el de todos sus conciudadanos al mismo tiempo. La acción discurre durante la primera guerra mundial en un pueblito (llamado V), cercano al campo de batalla. Lo suficientemente cercano como para recibir todos los soldados heridos o muertos pero lo suficientemente alejado como para sentirse un poco avergonzado de no recibir en las propias carnes la metralla.

La segunda razón por la que no es fácil de leer es por la técnica que utiliza. La historia está contada al ritmo del pensamiento de su narrador, por lo que de un asunto pasa a otro, a veces en el mismo párrafo, incluso en la misma frase. El lector no puede perder un momento la atención, por lo que las relecturas son frecuentes y obligadas.

Pero la verdadera razón por la que no es un libro fácil de leer es por la visión del mundo que nos transmite. En Almas grises hay verdaderos canallas, pero no encontraréis muchos ángeles (salvo, quizá, los que se presentan como tales por haber muerto innecesariamente pronto). Todos los personajes principales, incluidos los más extraordinarios, tienen un lado oscuro, un momento de debilidad en el que desearon convertirse en monstruos o simplemente lo hicieron. El gris del titulo inunda cada una de las almas de un relato difícil y hermoso.

Pero ¿de qué otro color pueden ser las almas de los humanos que viven puerta con puerta con la Gran Guerra? Mis amigos de V tal vez no sean inocentes pero no seré yo quien los culpe.

Publicado en Libros, Novela

La impaciencia del corazón (Stefan Zweig)

Los que seguís este pequeño blog ya sabéis de mi debilidad hacia Zweig. A pesar de que durante años afirmé que era imposible, como lectora voraz que siempre he sido, elegir un único autor como mi preferido, desde que empecé a leerle a él no tuve ninguna duda. Tengo la suerte de que, además, fue un autor muy prolífico y variado, por lo que encontraréis por aquí reseñas suyas de ensayos, biografías, relatos o novelas.

La novela que os traigo hoy es, hasta el momento, una de las que más me han impresionado. Es verdad que no se lee tan fácilmente como otras, que la narración es menos dinámica (pasan menos cosas), las descripciones ocupan más espacio que en otras ocasiones y el ambiente es algo asfixiante, pero las teclas que toca son especialmente importantes. Es una novela a la que vuelvo con cierta regularidad, como un diálogo terapéutico con un viejo conocido.

El tema más importante de esta novela es la confusión de emociones y sentimientos y lo difícil que resulta en ocasiones reconocer qué es exactamente lo que se siente por alguien. El protagonista siente una enorme compasión por una mujer de la alta sociedad que no puede caminar. Le produce mucha lástima su encierro, su falta de esperanza por recobrar la movilidad y por tener una vida en libertad.

Pero, como siempre ocurre, la dama le provoca muchas otras emociones. Por un lado, se siente halagado por el amor que ella le profesa, un amor que raya en la adoración, en la necesidad. Se siente especialmente halagado porque se trata de una mujer de alta alcurnia y se ha fijado en el, un simple oficial. Por otro lado, la discapacidad de ella le provoca cierto rechazo e inmediatamente una culpa infinita. Ojalá pudiera sentir hacia aquella mujer la atracción irracional que siente hacia otras, puesto que ella lo merece más que nadie.

Por si todo eso fuera poco, nuestro protagonista también siente vergüenza. Aquella familia representa todo lo contrario a lo que él es. ¿Qué pensarían sus compañeros de la cantina si supieran que visita con tanta frecuencia la mansion? Sin duda alguna, malinterpretarían sus intenciones y lo considerarían un vendido. Nadie entendería los verdaderos sentimientos que le mueven.

Pero ¿cuáles son, en realidad, sus verdaderos sentimientos? Zweig, con esta novela, nos advierte de los peligros de dejarse llevar por las emociones equivocadas. Cuánto daño puede hacer confundir la compasión, el afecto, la simple empatía con el amor. Qué necesario es ser sincero con uno mismo, parar, reflexionar sobre lo que sentimos, antes de comprometernos con los demás.

La impaciencia del corazón está ambientada en el terrible siglo XX y tiene como trasfondo la primera guerra mundial. En ella se refugiará el protagonista para huir de todos sus demonios interiores. Porque, aunque parezca increíble, cuando al enemigo lo tienes dentro, enfrentarte cuerpo a cuerpo a adversarios reales puede resultar un cierto alivio para el alma.

Publicado en Libros, Novela

La nieta del señor Linh (Philippe Claudel)




A la hora de escribir esta reseña mi pulso tiembla y lo hace al llegar a mi mente, en oleadas, las imágenes de los campos de refugiados, de los cadáveres que aparecen en las playas, de los políticos de buenas palabras y nulas acciones.

La historia que Philippe Claudel nos regala es tan actual que nadie diría que fue escrita en 2006. Narra la huida de un abuelo con su nieta en brazos, el único lazo que queda de su familia. Huye de una guerra que ha destruido a su familia.
Y su huida le trae soledad, incomprension y rechazo.

Esta pequeña joya nos hace reflexionar sobre la hipocresía de acoger a refugiados para simplemente dejarlos apartados.
Nos toca la fibra sobre el desarraigo que sufren millones de personas.

Y todos estos pensamientos tan duros los retrata a través de un libro maravilloso, lleno de ternura y con dos protagonistas heridos que luchan al límite de sus fuerzas contra la soledad y la locura.

Esta obra nos regala esperanza y fuerza para levantarse y cambiar el mundo. Ya estamos tardando en hacerlo.

Publicado en Libros, Relatos

Cuentos completos (Roald Dahl)

Imagino que somos muchos los que conocimos a Dahl a través de su literatura infantil y juvenil. Con mis hijos descubrí las aventuras del melocotón gigante, aprendí a distinguir a las brujas aunque lleven zapatos y guantes y me enamoré de la pequeña Matilda. No obstante, si tengo que elegir, me quedo con esta recopilación de los cuentos completos para adultos.

El libro comienza con un conjunto de cuentos en los que se inspira en sus años de piloto. Son relatos más bien tristes, claro, pero ya se observan los giros inesperados y el matiz muchas veces fantástico que Dahl le aporta.

De todos modos, si puedo elegir, me quedo con el resto del libro, cuando supera el tema bélico. Adoro el modo que tiene de describir a los personajes y sobre todo me fascinan los finales, siempre sorprendentes.

Un pequeño lujo para iniciar a la lectura a los que se han enfriado con ella, para saborear cuando tenemos poco tiempo o simplemente para disfrutar de un mago de las palabras en la distancia corta.

Publicado en Libros, Novela

La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey (Mary Ann Shaffer y Annie Borrows)

En contadas y maravillosas ocasiones un libro que tiene todo en contra consigue entrar tan dentro de uno que pasar la última página es doloroso.


Con esta obra me sucedió. Todo lo que conocía a priori me echaba para atrás: está escrito de forma epistolar, sucede en la Segunda Guerra Mundial, el título no es precisamente fácil ni bonito,…
Pero fue comenzar el primer capítulo y sumergirme en una historia que es la vida misma.

Cada capítulo/carta te lleva de la mano con una prosa sencilla pero poderosa hacia una época de guerra y miseria pero también y sobre todo, de esperanza, de lucha y supervivencia.
Las autoras, tia y sobrina, nos cuenta la vida de su protagonista a través de ella y de cada uno de los demás personajes que escriben las demás cartas. Al hacerlo de esta manera van construyendo en nuestra mente un mundo completo, no hay detalle por nimio o breve que no tenga su razón de ser.

Las historias se entrelazan formando un tejido donde se va dibujando la sociedad de la guerra y posguerra. Dentro del hilo principal se acomodan otras pequeñas historias , unas vitalistas otras muy duras. Pequeñas o no, importantes o pasajeras dentro del argumento, todas ellas nos hacen que sus páginas se conviertan en nuestra realidad.

Cada personaje nos engancha en su humanidad, nos hace sonreír con esperanza.Una novela donde no hay buenos o malos. Únicamente supervivientes, sin importar el bando.
Por cierto, hay una adaptación al cine pero no pienso verla. Estoy convencido que no le hará justicia.

Este libro formará parte para siempre de mi memoria y de mi biblioteca.