Publicado en Ensayo, Libros

Roma traicionada (Javier Negrete)

Empieza el año, y lo hace de la mejor manera posible: de la mano de Javier Negrete. Uno de los grandes expertos y divulgadores del mundo clasico y he disfrutado  tanto de este ensayo que ya estoy haciendo hueco para leer otra obra de este autor.
Con Roma traicionada sigue el camino que inició hace unos diez años con Roma victoriosa, donde comenzaba a acercarnos el origen de lo que terminó siendo el mayor imperio de la antigüedad. En este volumen nos encontramos la historia detallada del asesinato de Julio César y el ascenso al poder de su sobrino (adoptivo) Octavio Augusto. Este hecho fue crucial en la historia, pues supuso el cambio de forma de gobierno en Roma; se pasó de la República al Imperio y marcó el comienzo del máximo esplendor territorial y económico de Roma.
Y, como ya es costumbre con Javier Negrete, tenemos un libro ameno, estupendamente escrito y profuso en documentación. Cuando uno se adentra en sus páginas, hay muchos momentos que nos sentiremos estar muy cerca de Octavio, Marco Antonio o Cleopatra.
Unos protagonistas que llegamos a entender, pues a la exposición de los hechos, Negrete nos ofrece unos retratos psicológicos impresionantes sobre ellos y el ambiente hostil, cruel, que regía sus decisiones.
Fue una época especialmente dura, con gobernantes bañados en sangre y un pueblo sometido a los caprichos de los poderosos. No es nada nuevo en nuestra historia, pero se percibe una dureza aún mayor, con purgas constantes, traiciones y épocas de hambruna prolongadas.
Un ensayo histórico totalmente recomendable, muy ameno y de fácil lectura. Y que dejará muy satisfecho tanto a quienes ya conocían parte de la historia romana como a quiénes se acerque por primera vez a la ciudad de las siete colinas.

Publicado en Ensayo, Libros

Termópilas. La batalla que cambió el mundo (Paul Cartledge)

La guerra forma parte de nosotros. Nos guste o no, las batallas han marcado nuestro destino, y me temo que lo han hecho por encima de cualquier otra actividad de la que somos capaces de hacer. Los conflictos bélicos han tallado fronteras, han posibilitado avances tecnológicos y moldeado héroes que son reclamados en momentos de dificultad.
Y esas guerras nacieron con nosotros. ¿Cómo y por qué comienzan? Tengo muy claro cuál es la principal razón para mí, pero estoy seguro que los lectores tendrán su propia respuesta.
El ensayo histórico de Termopilas nos ofrece muchas de esas respuestas y razones. Sus páginas son una radiografía exacta del mundo del siglo V a.c.
Dos bandos enfrentados, los persas y las polis griegas, que lucharon durante decenios por el control de una pequeña porción de territorio. Y ese control marcó los siglos posteriores: si la victoria hubiera caido en el bando de los persas es muy posible que ahora mismo estas líneas se escribirían con una grafía diferente.
Paul Cartledge es uno de los mayores expertos en historia antigua. Y lo demuestra, una vez más, ofreciéndonos un libro lleno de datos, con un análisis muy profundo de las consecuencias de cada decisión que los protagonistas tomaron. Somos testigos de primera línea de una batalla que, aún hoy, sigue siendo objeto de mito.
La cultura espartana ha resistido el paso de los siglos, convirtiéndose en sinónimo de honor, esfuerzo y austeridad. Poco queda de esa Esparta cruel con los débiles, esclavista y endogámica. Así que, quien, de verdad, quiera conocer la Historia tiene una cita pendiente con este ensayo.
No sé si conocer la historia ayuda a no repetir los errores (soy muy pesimista), pero libros como éste son muy necesarios.

Publicado en Ensayo, Libros

Américo Vespucio, relato de un error histórico (Stefan Zweig)

Dicen que la historia la escriben los vencedores. También es cierto que lo hacen los poderosos. Una élite que moldea los hechos a su antojo, con provecho propio y sin arrepentimiento de su conducta.
Después de leer este ensayo de Zweig, queda claro que el continente americano es llamado asi, América , gracias a una sucesión de mentiras y medias verdades en las que nunca tuvo nada que ver el protagonista, Vespucio. Ni tampoco Colón, quién tras el descubrimiento del continente, ha visto su fama y crédito caer abruptamente. Quinientos años después sus nombres siguen generando controversia  odio y rencor.
Sin embargo, Zweig y su inconmensurable talento, nos presenta los hechos desnudos, sin adornos políticos, en un relato sencillo, excelsalmente  documentado. Vemos a dos personas, hijos del tiempo que les tocó vivir. Nunca rivales (como ha llegado a nuestra época), sino amigos. Uno ambicioso, el otro superviviente. Y los dos marionetas de poderosos.
A Zweig le bastan poco menos de 100 páginas para darnos un retrato fiel de los acontecimientos que sucedieron. Lo hace con su prosa dulce, llena de fuerza y convicción. Y, sin duda, didáctica. Pues todo es claro, ordenado. Incluso, en muchas ocasiones, nos sentimos guiados de la mano por el propio autor, como si temiera que la verdad pudiera asustarnos. Apreciamos en sus líneas un sentido del humor delicioso, que juega con la ironía, para desenmascarar lo absurdo de la historia oficial.
La historia deberían escribirla personas como Stefan Zweig, quien sabe indagar en ella para extraer la verdad. Y además, ¡que hermosa forma de exponerla a sus lectores!
Un regalo para los sentidos, que dejará saciado a cualquier amante de la buena literatura y, como no, de la historia.

Publicado en Ensayo, Libros

Stalingrado (Antony Beevor)

Antony Beevor es el mayor experto en la Segunda Guerra Mundial. Sus libros se convierten en éxitos y su opinión es una de las más respetadas cuando se habla de ciertos hechos ocurridos durante el conflicto. Su pertenecía al cuerpo militar de su país le ha dado acceso a documentos y contactos que están vedados al común de los investigadores. Por eso, sus ensayos contienen una abundancia de datos, entrevistas y secretos sin comparación con la inmensa mayoría de libros especializados.
Sus detractores, siempre los ha tenido, lo han tachado de anticomunista, pro inglés y un largo etcétera de calificativos, con unos argumentos que, libro tras libro, el autor ha ido desmontando de forma automática.
La guerra, la que se vive desde las trincheras, en contacto directo con el enemigo, no entiende de buenos y malos. El horror de la batalla desnuda la miseria de la condición humana y siempre nos muestra que la crueldad no entiende de bandos.
En Stalingrado nos encontramos con la crónica del enfrentamiento mas sangriento de la guerra. La pérdida de vidas humanas fue inimaginable. Hay versiones que afirman que al final del sitio, sólo quedaba un 10% de la población civil con vida.
El empecinamiento de Hitler y Stalin se llevó por delante a cientos de miles de personas en un combate que se demostró, posteriormente, que se hubiera podido evitar.
Beevor nos desgrana con precisión los acontecimientos que ocurrieron, las grandes decisiones de despacho, pero, sobre todo, presenta testimonios de las personas que sufrieron los largos meses que duró el asedio y el posterior contraataque. Las entrevistas y aportaciones de los supervivientes, de uno y otro bando, hacen de este libro un documento increíble sobre la guerra y sus consecuencias.
La abundancia de datos puede suponer un pequeño obstáculo para un lector que busque un acercamiento superficial al conflicto pero, en pocos capítulos, será consciente que era necesario presentar todos los datos, todas las «verdades».
Una obra para no olvidar que la guerra es la peor obra generada por el hombre.

Publicado en Ensayo, Libros

La noche en que Frankenstein leyó El Quijote (Santiago Posteguilo)

Algún día haré una reseña sobre todos los libros que tengo con un tema en común: anecdotas de la historia.
Desde muy joven he sido un curioso sobre nuestro pasado, y más si ese pasado era algo desconocido o un tanto excéntrico.
Así que, cuando me enteré de la existencia de esta obra de Posteguillo no tardé ni un instante en hacerme con un ejemplar. ¡Qué delicia recordar lecturas y sensaciones de mi juventud!
En el volumen que nos ocupa hoy Posteguilo se centra en aquellas pequeñas historias que hay detrás de grandes escritores y sus libros.
Y es un viaje delicioso, que parte desde el creador del índice alfabético para ordenar las bibliotecas hasta la historia de J. K. Rowling y el fortuito descubrimiento que la llevó a la fama. También hay sitio para anecdotas curiosas sobre nuestros literatos y, con el título se podía intuir, muchas historias que tienen al Quijote como elemento común.
Hace Santiago Posteguillo gala de una escritura fácil, unos capítulos cortos y un ritmo ágil. Un coctel que garantiza que el lector disfrute de su lectura, con la sensación de necesitar una segunda parte que calme sus ansias de conocer más de esas pequeñas historias que conforman el mundo de la literatura.
Sin duda una gran recomendación para todos los que amamos la historia y nos gusta conocer la parte más desconocida de la misma. Sí ,además, lo hacemos de la mano de un autor como Posteguilo, el viaje al pasado se convierte en una aventura fantástica.

Publicado en Ensayo, Libros

El imperio Zulú (Carlos Roca)

Van dos de dos… ¡Y qué contento lo digo! Dos ensayos de historia este año y a cuál mejor. Adoro la historia, y nada me hace disfrutar más que un buen libro, sea novela o ensayo, con trasfondo histórico.
Además, el libro de hoy venía con una pequeña sorpresa. Quien se haya acercado alguna vez a la historia del gran continente africano lo habrá hecho de la mano de autores franceses, belgas o ingleses. Sobre todo los ingleses han convertido este periodo y sus batallas en series de televisión, películas y exaltación a su Graciosa Majestad.

Sin embargo, Carlos Roca, periodista y escritor, experto en historia del sur de África, es español.
Y su trabajo y conocimientos son espectaculares. Dentro del género del ensayo historico ha conseguido revestir el libro con un ritmo y emoción más propia de una novela. A pesar de la gran cantidad de nombres que aparecen por sus páginas, su lectura es amena, ligera y te deja un poso de haberte encontrado dentro de un gran libro de aventuras.
El libro se centra en la guerra que libraron a finales del siglo XIX el imperio zulú contra los británicos. A pesar de la superioridad tecnológica de éstos últimos, la guerra distó mucho de ser el paseo militar que se presumía. Los zulú eran un pueblo que vivían por y para la guerra, y su forma de combatir, su espíritu de sacrifico y su ferocidad pusieron en jaque al gigante colonial.
Un período convulso que mezcló la política y, sobre todo, la aspiración de poseer los grandes yacimientos de diamantes que se encontraban en la actual Sudafrica.
Un ensayo sobre una lucha desigual. Un conflicto donde ambas partes sacaron lo mejor y peor de ellos, y donde el autor no nos esconde esa crueldad inherente a la guerra. Un sufrimiento que arrolló a ambos bandos y que terminó con la desaparición del imperio nativo.
No somos muy cercanos a la historia de África, pero queda demostrado que no será por no encontrar alternativas de calidad, entretenidas y precisas históricamente.
No será mi último acercamiento a este escritor.

Publicado en Ensayo, Libros

Emilio, o de la educación (Jean-Jacques Rousseau)

Hoy conmemoramos el nacimiento de uno los filósofos más importantes del siglo XVIII. Y lo hacemos con la reseña de una de sus obras más importantes, Emilio, o de la educación.
Para quienes hayamos tenido alguna relación con el ambito educativo es una obra de lectura obligatoria. Por supuesto, no tanto por la vigencia de lo que expone, sino por el hito que supuso la obra en su tiempo. Los cinco capítulos que la componen dibujan el proceso ideal de educación, desde su nacimiento hasta el momento de su independencia. Cómo decíamos, la obra no restiste un análisis pedagógico actual, pues peca, entre otras cosas, de machismo, ignorando a la mujer en la educación. Pero en su tiempo suponía centrar en los intereses del niño el proceso educativo y no en su productividad en la sociedad. Este enfoque le trajo numerosas críticas, de otros filósofos, de estamentos sociales y  por encima de todo, de la Iglesia.
La ruptura con las tradiciones que imperaban en la época fue total. Y por desgracia, los pasajes que contienen sus paginas fue el motivo de persecución para el autor.
En una época donde la educación no era más que la toma de aprendices para enseñar un oficio, Rousseau quiso implantar un paradigma educativo, centrando el objetivo en dotar al niño/alumno de la mayor naturalidad posible en su proceso de aprendizaje, armonizar los deseos recreativos del niño con los objetivos de formación personal. Se acababa la educación como función de integración laboral y se comenzaba a tratar la escuela como lugar de construcción personal y moral. Todo un cambio que enfadó a muchos intelectuales de la época, que vieron a Rousseau como, poco mas, que un agitador de masas.
No fue ésta la causa de su desgracia mayor. Todo se precipitó cuando en Emilio se critica la religión y la idea de la culpabilidad que el ser humano ha de purgar. Tal fue el impacto que causó algunas de sus afirmaciones que debió huir y solo pudo regresar muchos años más tarde. Ademas, su enemistad con Voltaire contribuyó al desprestigio que tuvo en una sociedad que se estaba preparando para un cambio social, pero que no aceptaba aún ciertos enunciados.
Por su valor histórico, deberíamos leer este ensayo que, junto con su otra gran obra, El contrato social, sentó las bases de la revolución francesa, que cambió la sociedad unos años después.
Féliz aniversario.

Publicado en Ensayo, Libros

La conquista romana de Hispania (Javier Negrete)

Los lectores habituales del blog conocerán mis gustos a la hora de escoger lectura. Aunque de vez en cuando me propongo saltarme esa mal llamada zona de confort y hacer incursiones en géneros que no son los más apetecibles para mí, por lo menos a priori. Y estas incursiones me permiten conocer libros fantásticos. Como el de hoy.
Apasionado del mundo romano y las novelas históricas de la época, me faltaba adentrarme en el ensayo historico. Con Javier Negrete parecía un paso muy poco arriesgado puesto que su bibliografía y, sobre todo, la opinión de la crítica y público, hacían de esta elección un acierto.
¡Y tanto qué lo es! Sus poco más de trescientas páginas corrieron bajo mi mirada a un paso militar propio de las mejores legiones romanas. Su tono didáctico, sin caer en demasiada profundidad académica que hubiera lastrado el ritmo, es de lo mejor que he leído hace mucho tiempo. La estructura de los capítulos, el orden, el vocabulario y el tono informal que utiliza el autor redondean una obra imprescindible para todos aquellos que quieren conocer nuestra historia.
También tienen sus páginas un plus precioso en su edición: las ilustraciones de Sandra Delgado. Son 30 pequeños dibujos que aportan muchos detalles y apoyan la narración de Negrete.
Quién se acerque a la obra descubrirá muchas más historias que las típicas de Viriato y Numancia. Julio César tuvo un papel muy importante durante la conquista romana, también aprenderemos como Setorio, enviado de Roma, se convirtió en una pesadilla para sus propios compatriotas. Estos son dos pequeños detalles de los muchísimos que se relatan.
Fue la península ibérica un territorio crucial para el imperio romano y los doscientos años que les costó conquistarlo cimentaron una historia común y muy paralela.

Publicado en Ensayo, Libros

El infinito en un junco (Irene Vallejo)

Ayer cerramos un mes de noviembre dedicado al libro de Irene Vallejo, El infinito en un junco. Lo hicimos con el encuentro del club de lectura, el tercero, y durante casi dos horas intentamos exprimir todo lo bueno y malo de sus páginas.

Antes de comenzar os dejo los enlaces a los resúmenes de tres semanas de lectura:

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2021/11/08/primera-semana-de-lectura-de-elinfinitoen-unjunco/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2021/11/15/segunda-semana-de-lectura-de-elinfinitoenunjunco/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2021/11/23/tercera-semana-de-lectura-de-elinfinitoenunjunco/

Una charla que siempre me sorprende por la profundidad del análisis de todos los participantes, sus puntos de vista y el buen rollo que se respira entre todos ellos. Y digo que me sorprende porque siempre encuentran muchos detalles que no habia visto y aportan tanto conocimiento a todas su intervenciones que me temo que, en muchas ocasiones,  me dejan con la boca abierta en señal de admiración.
Esta vez no fue una excepción. Partiendo del acuerdo casi unánime sobre lo positivo que nos ha resultado leer este ensayo, poco a poco, comenzaron a salir algunos dudas: a algunos nos sorprendía, conociendo a la autora, que algunos temas se hubieran tocado de puntillas, otros encontraban saltos incomprensibles de un pasaje a otro en contenido y en forma. Por otra parte, está claro que tras su estilo casi poético se encierra un trabajo de documentación excelso, pero su visión excesivamente positiva de la historia, manteniendo una postura equidistante sobre temas polémicos, ha suscitado un debate con opiniones encontradas sobre el alcance real y las intenciones del ensayo. Parece que detrás de todo esto está el recorte que la editorial efectuó sobre el manuscrito original y que afectó a más de 200 páginas. Ojalá pudiéramos acceder a la versión extendida.


Con más de 150.000 ejemplares vendidos, éxito para unos, no tanto para otros, nos quedó la duda si este libro es más objeto de lectura o se queda, por el contrario, como regalo bonito que servirá para adornar estanterías. Esperemos que no.
Donde no ha habido discusión ha sido en el tema de la censura.  Aportando cada participante matices y reflexiones históricas, ha quedado claro que la prohibición y quema de libros nunca aporta nada positivo a la sociedad ni a la cultura. ¡Cuántas obras y escritores maravilosos hemos podido perder por la sinrazón de unos pocos que temían el poder de las ideas! El pensamiento único es peligroso, la humanidad ha avanzado a partir de la confrontación de ideas, del debate sosegado y constructivo. Lo contrario nos aboca a la extinción.
La dualidad entre Grecia y Roma, por un lado, y Europa y EEUU por otro, ha sido debatido, siempre con menos tiempo del que querríamos, con intervenciones que encontraban ese paralelismo y ha servido de entrada para hablar sobre la repetición de la historia.  Me quedo con la frase, «la historia puede que no se repita pero rima». Creo que sintetiza perfectamente el sentir general de la reunión. Esto ha dado pie para reivindicar la necesidad de las clases de historia, de las asignaturas de humanidades en general, ahora que parecen que las quieren dejar en el rincón del olvido. Porque quien olvida su historia está condenado a repetirla, y hoy en día esa frase , de la cual no recuerdo su autoria, está más presente que nunca en mi cabeza.
Una idea ha salido a la luz una y otra vez durante el debate: la preocupación por el poco interés para fomentar la lectura y los peligros que ello puede traernos. Es necesario fomentar leer y analizar los libros para formar una base crítica y con capacidad para discernir entre aquello que es justo de lo que no lo es.

Quise acabar este maravilloso rato con una estadística que leí hace unos meses y que destacaba que leíamos más, en general,  y que la franja de edad que más lo hacía era precisamente la que iba desde los 16/17 hasta poco más de los 20. Aún queda esperanza y motivos para el optimismo.
Otro encuentro que me ha dejado un sabor de boca dulce, un libro que me ha dejado momentos fantásticos,  Ovidio y su visión de la mujer, por ejemplo, y que como siempre, ha conseguido que mi amor por los libros y la lectura me ofrezcan momentos únicos en mi vida.
Larga vida al libro, sea en el formato que sea.

Publicado en Club de lectura #elsitiodemirecreo, Ensayo, Libros

Primera semana de lectura de #elinfinitoenunjunco

Una primera semana intensa, de descubrimientos y sensaciones placenteras. Estos primeros capítulos del libro son un bellísimo recorrido por el nacimiento del libro. Irene Vallejo nos deja página tras página con la boca abierta por dos razones.
La primera es su forma de escribir.  Las palabras se unen para formar ideas que se adentran en nosotros deslizándose con delicadeza, para darnos cuenta que cada una de ellas se ha anclado a nuestra memoria y las hacemos nuestras.
La segunda razón tiene que ver con la profundidad de su análisis. El recorrido histórico,  la inmensidad de los datos que nos aporta, conforman unos capítulos desbordantes de información y crítica.
De su mano recorreremos la gran biblioteca perdida de Alejandría, el sueño de un nostálgico de Alejandro Magno; conoceremos la dificultad y el ingenio de los primeros escribas, el acceso vetado al gran público de esos papiros más valiosos que el oro.
Un libro que se va construyendo gracias a esos valientes que rompieron la oralidad como forma de hacer accesible las ideas al pueblo. Me ha gustado sentirme parte de un proceso tan antiguo como único en la historia humana; en el acto de leer perpetuamos al libro como instrumento físico de las ideas.
Para el final de esta primera semana, la gran revelación.  Aún estoy pensado en la trascendencia de su aparición. No porque no comprenda qué supuso, sino por la forma en la que surgió. No desvelo de qué hablo. Estoy seguro que todos lo reconocerán.
Quizá el mejor resumen que pueda hacer es describir qué siento cuando cierro el libro: pensar cuándo podré volver a sumergirme en él y sentir que ese tiempo se me hará largo y difícil.
Vamos a por la segunda semana. Seguro que ya están surgiendo ideas