Publicado en Cuentacuentos, Eventos

Cuéntame lo que no te contaron (Teatro indigesto)

Erase una vez, en una tarde calurosa a la orilla del río Ebro, tres maravillosos actores que improvisaron un cuento tras otro para un público que ocupaba todo el aforo del teatro.

Pero no eran los cuentos de hadas que todos conocemos. Quisieron ofrecernos las historias del antes de los cuentos, o del después, y también del antes del después, aunque también contaron el después del antes….. Un mágico lío del que ellos salieron airosos y aplaudidos.

Nos contaron la historia de la cenicienta, que sin quererlo se convirtió en la bella durmiente. También salió el cuento de los tres cerditos, vegetarianos y uno de ellos alcalde. Conocimos la historia de la abuelita de caperucita, donde como en todas las familias también cocian habas. Algunos fueron cuentos de terror, otros de misterio, pero todos hechos con humor y talento.

Un libro sirvió de excusa para desplegar un trabajo de improvisación genial, que contó con la ayuda de un público que participó, río y disfrutó olvidando durante ese rato el calor y los mosquitos que los sofocaba.

Una tarde de cuentos y teatro. Todo unido por un libro, una librería y un librero loco que nuestros gustos conocía.

Y colorin colorado, esta es la historia de los cuentos como nunca antes nos los habían contado.

Publicado en Eventos, Monólogos

Monólogos científicos en la semana verde de Unizar (RISArchers)

El jueves pasado los RISARchers volvieron al escenario y lo hicieron en un lugar francamente bonito: la terraza del museo Pablo Serrano de Zaragoza. Como siempre en estos tiempos, al aire libre, con distancia de seguridad y todas las medidas sanitarias para un espectáculo en pandemia.

Ver a los RISArchers en directo siempre es un verdadero gustazo. Además los presentaba, cómo no, la gran Encarni Corrales. Nunca le agradeceremos lo suficiente a Carmina Puyod que organice estos eventos.

La selección de monologuistas fue un lujazo y nos trajo temas tan variados como el origen del nombre de las marcas, las diferencias entre matemáticos e ingenieros, qué hacer con los molestos piojos, las recomendaciones sanitarias sobre lo que no hay que hacer, el número de dimensiones que tiene el mundo, la resistencia a los antibióticos por parte de las bacterias, la manera en que se enfrian los ordenadores cuánticos, el triste e injusto efecto Matilda, los peligros del <<riego>> en la economía y la importancia del Helio.

Nos reímos, sí, pero, como siempre, también aprendimos. Bajamos de aquella estupenda terraza un poco más sabios, mucho más desestresados y (¿por qué no decirlo?) un poco más felices. Si me permitís un consejo, aprovechad las ocasiones que se os brinden y no dejéis de ver en directo a este grupo de investigadores que saben hacer fácil lo difícil.

Publicado en Cuentacuentos, Eventos

Lo inevitable (Cristina Verbena)

Ayer, al aire libre y con todas las medidas de seguridad, pudimos disfrutar de una sesión de cuentos de Cristina Verbena. Y así, tímida y feliz, la añorada normalidad se hizo un hueco en la agenda de nuestro fin de semana.

Hora y cuarto de cuentos, canciones, minicuentos y poesía. Setenta y cinco minutos de felicidad, de sonrisas, de aplausos, de complicidad y, a veces, de carcajadas liberadoras.

Ella nos regaló historias que había sacado de libros. Algunas divertidas, muy divertidas, surrealistas muchas; otras más realistas, con un deje de reflexión que nos llevamos a casa, para pensar despacio durante días. Algunas eran tan breves que solo su sonrisa silenciosa conseguía que nos enteráramos de que habían terminado; otras eran tan largas que nos daba tiempo a encariñarnos de los personajes.

Ahí estuvimos, hora y cuarto, con la sonrisa boba en la cara todo el tiempo, como si todo fuera normal, como si la pandemia que nos arrebató nuestra vida no fuera más que una historia lejana. Cristina Verbena nos contaba cuentos y lo demás, por un ratito, se olvidaba.

Y cuando terminó, nos hizo el regalo definitivo. Nos listó los libros de los que había sacado sus historias. Y nos fuimos felices a casa, a leer esos libros. En ellos no encontraremos los cuentos de Cristina, pero sí los que ella leyó antes de transformarlos en sus historias.

Publicado en Música

S&M (Metallica)

Corría el año 1969 y Deep Purple publicó un álbum en directo mezclando conceptos tan opuestos como la música de orquesta y el heavy, ¡ y salió muy bien!

Treinta años después, Metallica, que venía de algunos trabajos donde su nivel había sido muy inferior a lo que tenía acostumbrados a sus fans, proyectó este álbum en colaboración con Michael Kamen, que además, dirigió a la orquesta sinfónica de San Francisco para la grabación. Hay que señalar que Kamen ya colaboró con ellos en el mítico «Black album», hasta la fecha el mejor disco de Metallica.

Y lo que pudo salir muy mal se convirtió en un disco mítico y pieza de coleccionista (asusta el precio de las reediciones).

La clave de su éxito podríamos encontrarla en la aportación de la instrumentación de la orquesta a los acordes duros y secos de las canciones originales. Con maestría y mucha inteligencia, dando en cada momento el protagonismo a una u otra parte, Metallica y Kamen consiguieron aportar unos matices que hicieron las delicias de sus seguidores. Además, plantear un disco diferente al estilo thrash metal puro del grupo hizo que mucha gente empezara a seguirles.

El concierto comienza con la melodia «The ecstasy of gold», mítica pieza de Ennio Morricone, que nos prepara para lo que se nos viene encima.

Y lo que va llegando es la cima en la carrera de Metallica. Es su confirmación de que estaba en el olimpo de la música y de que críticos y puristas no iban a guiar su forma de entender la música. Podría seguir haciendo discos increíbles o verdaderas catástrofes, pero se había ganado el derecho de hacer todos los experimentos que le diera la gana.

Una delicia sensitiva que marcó la década de los noventa y en la actualidad sigue sorprendiendo por su explosivo cocktail.

Para los muy fans del grupo, en 2019, la banda volvió a hacer un concierto homenaje a esta grabación.

Yo me quedo con el primero, la frescura de su propuesta es insuperable.

Publicado en Música

¡A por ellos…! que son pocos y cobardes (Loquillo y los trogloditas)


José María Sanz Beltrán, el loco, Loquillo. Advierto de antemano que esta reseña no es sobre un disco. Ni tan siquiera sobre un cantante o su grupo. Estas líneas van sobre mí. Sobre mi juventud, que fue cuando descubrí los temas que me han acompañado desde entonces.

La primera vez que lo escuché, ni tan siquiera me gustó. Recuerdo a mis amigos tararear una y otra vez Cadillac solitario, escuchar en las orquestas de los pueblos El rompeolas o en las radios fórmulas de entonces pinchar Autopista.
Y sin saber como, mi alma comenzó a pedir una dosis diaria de estos temas, daba igual cuáles. Suplicaba que algún conocido me dejara el álbum y cuando lo conseguía, el tiempo sólo existía para escucharlo hasta las tantas de la madrugada, para desesperación de mis padres.

Descubrí la adrenalina de un ritmo de batería implacable, la sensación eléctrica de un solo de guitarra y por encima de todo, a él, a Loquillo. Con una voz tan personal que nadie podría imaginar sus temas en gargantas ajenas.

En este directo, el primero de la banda, se desplegó la quintaesencia del grupo. Todo suena como si el rock comenzara con ellos.

El tiempo ha convertido el álbum en mito. Y quien es poseedor afortunado de un lp en vinilo sabe que tiene un objeto irrepetible.

Tan irrepetible como escribir estas líneas y descubrir que estoy tarareando sus canciones.