Publicado en Libros, Novela

Como agua para chocolate (Laura Esquivel)

Dos tardes nos ha durado a Javier y a mí la lectura conjunta de este libro que encontré en Re-read hace unos días. Hacía mucho tiempo que un libro no nos atrapaba así y sospecho que seguiremos hablando de él bastante tiempo.

Probablemente, gran parte del éxito de esta novela reside en el modo en el que nos presenta a los personajes. A diferencia de otras obras del realismo mágico, en esta novela podemos sentir lo que sienten sus protagonistas. Nos emocionamos, nos enfadamos, nos sorprendemos o nos desanimamos en perfecta sincronización con ellos, porque Esquivel nos presenta a los personajes desde dentro, desde la emoción. Nos sitúa en el centro mismo de sus tripas y sufrimos y gozamos con ellos, sin filtros.

Y vaya personajes. La maravillosa Tita es uno de los protagonistas más fuertes que conozco. Su madre, entendamos o no sus razones, una de las más odiosas. John nos provoca ternura y admiración, a Rosaura la compadecemos y la despreciamos a partes iguales, Gertrudis nos fascina, Nacha nos reconcilia con la vida…

Además, esta novela nos habla de los temas universales que mueven al mundo. El amor, la necesidad de libertad, las cadenas de la tradición, la familia (como refugio y como verdugo), el temor al qué dirán frente a lo que uno siente de verdad…

Y todo eso, completamente contextualizado en una realidad concreta: de puertas para afuera, el México de la revolución, con sus muertos, los saqueos, el miedo, pero también la lucha y la esperanza; de puertas para dentro, la cocina como símbolo de los cuidados, de la sabiduría de la tradición, los orígenes, el calor del hogar.

Probablemente muchos de vosotros la leyerais hace años. Me gustaría saber qué recuerdo tenéis de ella y si resiste bien una segunda lectura. Los que no la hayáis leído, haceos un favor y no tardéis. Es deliciosa.

Publicado en Libros, Novela

La impaciencia del corazón (Stefan Zweig)

Los que seguís este pequeño blog ya sabéis de mi debilidad hacia Zweig. A pesar de que durante años afirmé que era imposible, como lectora voraz que siempre he sido, elegir un único autor como mi preferido, desde que empecé a leerle a él no tuve ninguna duda. Tengo la suerte de que, además, fue un autor muy prolífico y variado, por lo que encontraréis por aquí reseñas suyas de ensayos, biografías, relatos o novelas.

La novela que os traigo hoy es, hasta el momento, una de las que más me han impresionado. Es verdad que no se lee tan fácilmente como otras, que la narración es menos dinámica (pasan menos cosas), las descripciones ocupan más espacio que en otras ocasiones y el ambiente es algo asfixiante, pero las teclas que toca son especialmente importantes. Es una novela a la que vuelvo con cierta regularidad, como un diálogo terapéutico con un viejo conocido.

El tema más importante de esta novela es la confusión de emociones y sentimientos y lo difícil que resulta en ocasiones reconocer qué es exactamente lo que se siente por alguien. El protagonista siente una enorme compasión por una mujer de la alta sociedad que no puede caminar. Le produce mucha lástima su encierro, su falta de esperanza por recobrar la movilidad y por tener una vida en libertad.

Pero, como siempre ocurre, la dama le provoca muchas otras emociones. Por un lado, se siente halagado por el amor que ella le profesa, un amor que raya en la adoración, en la necesidad. Se siente especialmente halagado porque se trata de una mujer de alta alcurnia y se ha fijado en el, un simple oficial. Por otro lado, la discapacidad de ella le provoca cierto rechazo e inmediatamente una culpa infinita. Ojalá pudiera sentir hacia aquella mujer la atracción irracional que siente hacia otras, puesto que ella lo merece más que nadie.

Por si todo eso fuera poco, nuestro protagonista también siente vergüenza. Aquella familia representa todo lo contrario a lo que él es. ¿Qué pensarían sus compañeros de la cantina si supieran que visita con tanta frecuencia la mansion? Sin duda alguna, malinterpretarían sus intenciones y lo considerarían un vendido. Nadie entendería los verdaderos sentimientos que le mueven.

Pero ¿cuáles son, en realidad, sus verdaderos sentimientos? Zweig, con esta novela, nos advierte de los peligros de dejarse llevar por las emociones equivocadas. Cuánto daño puede hacer confundir la compasión, el afecto, la simple empatía con el amor. Qué necesario es ser sincero con uno mismo, parar, reflexionar sobre lo que sentimos, antes de comprometernos con los demás.

La impaciencia del corazón está ambientada en el terrible siglo XX y tiene como trasfondo la primera guerra mundial. En ella se refugiará el protagonista para huir de todos sus demonios interiores. Porque, aunque parezca increíble, cuando al enemigo lo tienes dentro, enfrentarte cuerpo a cuerpo a adversarios reales puede resultar un cierto alivio para el alma.

Publicado en Libros, Novela

El arte de escuchar los latidos del corazón (Jan-Philipp Sendker)

Hay gente que no entiende que algunos lectores nos decidamos a seguir retos de lectura. Les parece innecesario el compromiso que adquirimos de leer una serie de libros que cumplan unos requisitos determinados. Más allá de lo divertido que resulta completar el puzzle, encontrar los libros o sentirte parte de una comunidad, la verdadera razón por la que yo sigo, año tras año, completando un reto es porque descubro joyas como el libro del que hoy os hablo.

Cuando leí en la página web que había que leer una novela romántica casi me mareo. Desde luego, no es un género que yo elija, al menos desde que cumplí los 16 (en mi preadolescencia devoré algunas). No obstante, fue el propio grupo el que me aconsejó este libro. Y no sabéis cómo lo disfruté.

Si tuviera que definir con una única palabra esta novela, elegiría <<belleza>>. La forma de escribir, la historia que cuenta, los personajes que describe, los paisajes en los que se desarrolla todo… es una belleza salvaje y contenida al mismo tiempo. Sin un adjetivo de más, Sendker sabe transmitir la autenticidad de esta historia de amor y superación.

No quiero desvelar demasiado el argumento. Solo os diré que todo comienza con una mujer que viaja a la bella Birmania desde Nueva York en busca de la historia de su padre y lo que encuentra le va a transformar del mismo modo que nos transformará a nosotros mientras le acompañamos leyendo.

Los protagonistas de esta preciosa historia nos enseñan el verdadero sentido de la vida. Ante las dificultades, la discapacidad, la injusticia, la separación y el dolor, hay almas que enseñan una forma de estar en el mundo. No creo que pueda olvidarme de ellos y estoy convencida de que en los momentos más complicados me servirán de apoyo. También consiste en eso leer: en poblar tu recuerdo de personajes que te ayuden a sobrellevar los momentos difíciles.

Publicado en Libros, Novela

La separación (Dinah Jefferies)

Hace tres años decidí que quería leer una novela ambientada en Malasia. Os puede parecer un deseo algo extraño, pero tenía mis razones. Por un lado, cumplía así con uno de los puntos de un reto lector que sigo; por otro, era una forma de recuperar parcialmente a una amiga que había vuelto a su país. De algún modo, los libros nos permiten ir cubriendo huecos. En esta ocasión, leer sobre Malasia me permitía recordarla y conocerla mejor al mismo tiempo. En el fondo, yo apenas sabía nada de su lugar de origen.

Una vez tomada la decisión, encontrar la novela no fue nada fácil. Apenas hay oferta de ficción ambientada en Malasia traducida al español. Después de mucho navegar por la red, me decidí por esta novela, se la pedí a Pepito, mi librero de referencia y esperé pacientemente a que me llegara.

Si os cuento todo esto es para justificar mi elección, pues en otras circunstancias nunca habría decidido leer esta novela, que toca uno de mis miedos más irracionales: una joven madre llega a casa un día y no está su familia, por lo que comienza un viaje aterrador en busca de sus hijas. No se me ocurre peor pesadilla.

Las desgracias de la protagonista se suceden. Junto a ella viviremos la angustia de la separación, los peligros de una Malasia en guerra y de la jungla salvaje y la desolación de la traición; pero también el amor incondicional, la ternura, la pasión, la esperanza… una novela de aventuras en el sentido más clásico del término.

A mí no me acabó de convencer. Demasiada intensidad para mi gusto, hasta el punto de parecer, en ocasiones, un verdadero folletín. No obstante, he de reconocer que está muy bien escrita, se lee en un suspiro porque el ritmo es brutal y no tiene prácticamente altibajos y el final está bien resuelto.

Y además describe maravillosamente la bella y salvaje Malasia de mediados del siglo XX. En lo que a mí respecta, por tanto, cumplió el objetivo fundamental que me llevó a leerla.

Publicado en Libros, Novela

La dama de las camelias (Alexandre Dumas -hijo-)

Como me dijo el otro día mi librero, no sé qué tienen estos autores del XIX, que te atrapan desde la primera línea y no puedes dejar de leerlos.

La Dama de las Camelias tiene todos los elementos de una buena novela romántica. En ella se combina el amor (carnal, romántico, familiar) y el desamor, la belleza de la juventud y el horror de la enfermedad y la muerte, la renuncia más desinteresada y la relación más frívola y calculada… lo tiene todo y, además, lo presenta tal y como una esperaría: con un narrador testigo de los hechos, combinado con cartas y narraciones en las que los protagonistas toman la palabra.

S. XIX en estado puro, incluidas las duras escenas en la tumba de una mujer joven. Como buena hispanista, nada más comenzar a leer ya estaba recordando el romanticismo más oscuro de Espronceda. Todo es extremo en esta novela: el amor de los amantes, la codicia de algunos, el sentido del deber… y, sin embargo, Dumas (hijo) tiene un uso del lenguaje mucho más moderado que otros coetáneos. No busquéis en esta novela los excesos lingüísticos de los novelistas rusos. Todo es más directo, más comedido en las formas. Si me lo permitís, mucho más agradable para una lectora del XXI.

No dejéis de leer los clásicos por el hecho de serlo, por conocer la historia de oídas o por haber visto alguna adaptación de cine o teatro. Acercaos a una edición cuidada, como la de Penguin, y disfrutad de una lectura mucho más accesible de lo que pudierais pensar. Un viaje al pasado que nos permite pensar en temas atemporales, como si existen las segundas oportunidades, cuáles son los límites del amor romántico o hasta qué punto lo que socialmente parece más sensato lo es reamente para nuestras vidas individuales. Porque los tiempos cambian, pero los humanos seguimos siendo los mismos.