Publicado en Resumen de lecturas

Lecturas de mayo de 2021

No recuerdo qué pasó en mayo, pero la verdad es que leímos bastante, con 5 libros cada uno. Para mí fue un buen mes, con un 4 sobre 5 de media y dos de las mejores lecturas del año. Para Javier no tanto, con una media de 3 y ni un libro con la nota máxima.

Fracasos

Mamen: el único libro de los leídos en mayo que categorizaria aquí es Los perros de Riga. Una novela que me prometía el fresco entretenimiento de una novela de detectives y me llevó al asfixiante entorno de las dictaduras del este. Tengo pendiente darle otra oportunidad a este autor porque me consta que fue mala suerte.

Javier: ocurre en muchas ocasiones que una novela se recuerde con cariño y no sea por su calidad. Con  Tacones y muñecas me sucedió así; después de conseguir un libro de una editorial pequeña como es Los libros del gato negro y admirar el mimo y la calidad de su edición, la historia que contaba no consiguió atraparme. Es más, su argumento cayó inmediatamente en el olvido después de acabar su última página.

Con Gabriel García Márquez tengo mi talón de Aquiles. Este próximo año lo volveré a intentar con Mamen y nos adentraremos en su gran libro, Cien años de soledad. Para ir calentando elegí El coronel no tiene quién le escriba, una novela corta, que sin embargo me dejó frío. Seguro que es un problema mío, no del gran Gabo.

Lecturas discretas

Javier: después de leer dos veces Sapiens, de animales a dioses, llegué ambas a la misma conclusión: un libro muy interesante y didáctico pero al que le sobra la mitad. Unos capítulos que siempre empiezan de forma apasionante para ir desinflandose abruptamente. Peca de un exceso de liberalismo salvaje.

Mejores libros

Javier: ya lo dije en la reseña que hice sobre Librerías, no soy lector asiduo de ensayos. Sin embargo esta pequeña joya me cautivó desde el principio. Carrión consigue crear un relato apasionante sobre esos espacios que consideramos nuestra segunda casa los amantes de los libros.

Pirenaica fue un capricho que compré el día del libro y que me atrajo por su edición. Un libro preciso por fuera y aún más bonito por dentro. Este recorrido en bicicleta me dejó un gran sabor de boca y con la firme intención de volver a por más libros de Ander Izaguirre.

Mamen: este mes me animé (motivada por el reto) a leer una novela gráfica. No me entusiasmaron ni los dibujos ni los diálogos, pero la historia era tan buena y la protagonista tan interesante que mereció la pena. Ahora necesito leer algún libro sobre esta filósofa. No creo que tarde.

Disfruté, aunque menos de lo que pensaba, con el libro de Millás y Arsuaga. Es entretenido y está bien escrito, pero me dejó con ganas de más. Tal vez hay temas en los que la divulgación de queda corta.

Y este mes leí dos de los mejores libros de mi año lector: Las uvas de la ira, que ya he dicho cientos de veces que me impresionó muchísimo y Anatomía de un instante. Este ensayo de Cercas explica de una manera detallada las circunstancias históricas, politico-sociales, que rodearon al golpe de estado de 1981. Un libro muy recomendable, sobre un episodio clave de nuestra historia reciente, presentado de forma poco partidista y maravillosamente escrito. Quizá no alcance el top de libros de 2021 porque he leído libros espectaculares, pero sin duda es uno de los libros más importantes de mi año lector. Recomendado.

Publicado en Resumen de lecturas

Lecturas de abril de 2021

El mes de abril fue un mes de extremos para mí. Tuve dos de las mejores lecturas del año, pero también dos de las peores. Javier leyó 3 libros, con una media de 3.3 puntos sobre 5.

Fracasos

Mamen: hacía tiempo que quería Ordesa, de M. Vilas, aunque no había leído ni siquiera la sinopsis. Uno de esos libros que va de boca en boca y que te apetece, además, por ser de un autor cercano. Desgraciadamente, fue uno de los fracasos más grandes del año. Fue decisivo para entender que no me gusta la autoficción. No creo que lea más libros del género.

El club de los martes, por el contrario, era una obra casi desconocida para mí. La recomendó alguien del grupo de los Retopatas porque servía para cumplir con uno de los puntos. A diferencia de lo que me suele pasar con las recomendaciones del grupo, no me dijo nada. Es entretenida, sin más.

Javier: Arsène Lupin supuso para mí una pequeña decepción. Siempre me gustan esas historias de misterios imposibles, adoro esas capacidades sobrehumanas que adornan a los detectives. Pero cada historia era como una repetición de otras ya leídas, sus tramas nunca me parecieron originales y sus personajes planos y carentes de personalidad. Una decepción motivada, tal vez, por unas expectativas no muy reales. Tal vez.

Lecturas discretas

Javier: tenia muchas ganas de leer algún clásico de ciencia ficción. Es un género al que no soy muy asiduo y las pocas veces que me he asomado a sus páginas no ha sido con buen recuerdo. Crónicas marcianas tampoco supuso mi reconciliación la ciencia ficción, pero he de reconocer que algunos de sus relatos sí supieron captar mi atención. La pena es que no es un libro redondo para mí. Hay demasiados altibajos como para obtener una puntuación mayor.

Mejores libros

Mamen: este mes también me atreví con otro de mis grandes pendientes. Llevaba años pensando en leer Matar a un ruiseñor y en esta ocasión me servía para otro de los.puntos del reto, por lo que no me lo pensé. Gran elección. Es, sin duda, uno de las mejores novelas que he leído este año, con una protagonista que me acompañará en su inocencia y clarividencia para siempre.

Por último, en abril hice caso a los amigos de Twitter y leí por primera vez un ensayo de Zweig. Ya era mi autor favorito de ficción y, con este libro, se convirtió en mi autor favorito en general.

Javier: menos mal que el mes terminó con cometas en el cielo, una novela muy dura sobre la realidad en Afganistán. Una novela que llega por casualidad y deja una huella perenne. Su historia de amor y lealtad, así como la radiografía que realiza a un país permanentemente en guerra, son sus argumentos para enganchar de manera pasional al lector. Tengo que encontrar más novelas del autor para confirmar las expectativas tan altas que me creó este libro.

Publicado en Resumen de lecturas

Lecturas de marzo de 2021

El mes de marzo no fue un mes demasiado bueno para mí. Leí 3 libros, con una media de poco más de 3,5 puntos sobre 5. Aún así, no tuve ningún libro con menos de 3 puntos. Además, leí uno de mis grandes pendientes y disfruté muchísimo con él, así que no me quejo.

Para Javier, por el contrario, fue un mes estupendo. Leyó 7 libros con una media de casi 3,9 puntos sobre 5. A 3 libros les dio la nota máxima.

Fracasos

Javier: La guerra de los mundos supuso una pequeña decepción, pues me acerqué a este clásico de la ciencia ficción con mis mejores intenciones. Además tenía muy presente la influencia en la iconografia contemporánea que había ejercido esta novela. Pero en ningún momento pude entrar en sus páginas. El drama no me llegó, fue más bien una lectura aseptica, sin emoción. 

Lecturas discretas

Mamen: este mes me atreví con Wilt, un clásico del humor para cumplir con uno de los puntos del reto. Como me temía, no me acabó de gustar. Esto de la comedia es muy personal y las situaciones que para otros son hilarantes, a mí me suelen dejar fría. No creo que repita con este autor.

Javier: el primer título de esta categoría es Júbilo matinal. Al igual que le ocurrió a Mamen con la novela de Tom Sharpe, el humor más clásico de Wodehouse no termina de engancharme del todo.

Tambien leí Asterix y Obelix. La hija de Vercingetorix. Cada nueva lectura de dos de mis héroes favoritos de mi infancia me entristece un poco. Echo mucho de menos a Uderzo y Goscinny y no dudo del talento de los continuadores de su legado, pero ,ay, no es lo mismo.

Los mejores libros

Mamen: este mes volví a intentarlo con un autor con el que había tenido un fracaso previo. Y es que Farenheit 451 no me había gustado demasiado. A veces hay que dar segundas oportunidades y leer Crónicas marcianas fue todo un éxito. Una colección de cuentos que, pese a hablar de Marte, describe de una forma precisa a la especie humana.

El último libro que leí en marzo fue uno de esos eternos pendientes. Ya os dije en su momento que la lectura de Nada fue una deliciosa sorpresa. Desde luego, si llego a imaginar lo que me esperaba, la habria leído mucho antes.

Javier: Leí Muerte y juicio, una nueva novela de Brunetti, ese comisario culto, sensible y poco dado al espectáculo. Como siempre Donna León nos ofrece una trama compleja que nos mantiene pendientes hasta sus últimas páginas. Una recomendación absoluta para quienes buscan una lectura de entretenimiento. De la misma autora y protagonista ya hablamos en Muerte en La Fenice.

También leí La nieta del Sr. Linh. Poco más puedo añadir a lo que dije en la reseña que le dediqué en su día. Una de mis sorpresas del año, una pequeña gran novela sobre el ser humano y el amor. Escrito con una delicadeza maravillosa, su trasfondo es una realidad dura e inhumana, pero el autor consigue transmitir una ternura absoluta, consiguiendo en muchos momentos olvidar todo el drama de su protagonistas.

El tercer libro que incluyo aquí es Invictus. Simon Scarrow y la extensa saga sobre Cato y Macro me sigue regalando horas y horas de emoción y pasión por el mundo romano. No hay nada nuevo en cada libro, pero en todos ellos disfruto de sus aventuras. En su día apareció una reseña de la primera de ellas, prometo que escribiré sobre todos los libros que conforman la saga.

Por último, este mes disfruté también de La Red de protección, del gran Andrea Camillieri, uno de los escritores más leídos en Europa. Poco más que añadir sobre esta primera novela, donde conoceremos al personaje que me acompaña desde sus inicios, el comisario Montalbano. A estas alturas he perdido la poca objetividad sobre sus novelas, pero creo que lo que he disfrutado, lo que me he emocionado, sufrido y sentido con sus páginas supera cualquier intento de análisis serio. Soy fan, en el sentido más extremo de la palabra, de un personaje que ha traspasado los límites de la ficción para adentrarse en mi realidad.

Publicado en Resumen de lecturas

Lecturas de febrero de 2021

Seguimos con esta revisión de nuestro año lector. El mes de febrero fue muy bueno en lecturas. Ninguno de los dos dimos menos de 3 puntos a ningún libro. Yo leí 5 libros breves con una media de 4,2 puntos sobre 5 y Javier leyó 2 libros, con una media de 4,5 sobre 5.

Lecturas discretas

3 puntos le di a Los recuerdos del porvenir. Es una novela que suele gustar mucho, pero que a mí no me acabó de llegar.

Los mejores libros

Mamen

Ayer tuvimos a Sheila Queralt, autora de Atrapados por la lengua, en nuestro seminario. La idea de invitarla se consolidó en mi cerebro justo en el mes de febrero, cuando leí este libro. Veo que os debo esta reseña y la prepararé en cuanto pueda. De momento os recomiendo tanto la charla de ayer como la lectura de esta obra. Os descubrirá un mundo fascinante y nos veréis a los lingüistas de un modo diferente.

Este mes también leí El disputado voto del Sr. Cayo. No es el Delibes que más me ha gustado, pero la calidad es indiscutible. No dejéis de leer a este autor.

La nieta del Sr. Linh me regaló un nuevo autor al que seguir leyendo. Una breve novela deliciosa sobre un duro proceso de migración forzada.

Dejo para el final el mejor libro de un mes lleno de buenas lecturas. Mendel el de los libros es uno de los relatos más recomendables de mi autor favorito.

Javier

Law es uno de los grandes maestros de la ciencia ficción y Solaris uno de sus títulos más importantes, sin embargo, su lectura me dejó una sensación agridulce. El comienzo me costó muchísimo y cuando estaba más a gusto con la historia…se terminó. Esto hizo que mi nota no alcanzara el 5. Pero más allá de mis sensaciones, es uno de los libros imprescindibles del género.

Sin novedad en el frente, de Erich Maria Remarque, es uno de los títulos más clásicos de la literatura bélica. Un alegato durisimo contra la guerra y nos acerca a quienes perdieron la Primera Guerra Mundial, sus pensamientos más íntimos, sus ideales y, sobre todo, la sensación de miedo y vergüenza que envuelve a quienes sufren en primera línea del frente. Un 5 sin discusión ni duda.

Publicado en Libros, Resumen de lecturas

Lecturas de enero de 2021

Queda poco más de un mes para final de año y es esta una época de revisiones, de echar la vista atrás y resumir lo que ha supuesto este extraño y bonito 2021 en el que, en primavera, Javier y yo decidimos abrir un blog para compartir con el mundo nuestra pasión por los libros y, en verano, nos liamos la manta a la cabeza con la creación de un club de lectura. Ambas decisiones nos han traído mucha felicidad y, estamos seguros, seguirán creciendo en 2022.

Durante estos días, vamos a ir comentando las lecturas de este año. Comenzamos hoy con aquel lejano mes de enero, en el que la Filomena y la pandemia nos complicó bastante la vida. Para Javier fue un mes fantástico: leyó 6 libros, con más de 4 sobre 5 de media. Para mí no fue tan fabuloso: leí 4 libros y la media fue de poco más de 3 sobre 5.

Fracasos

Javier no le asignó a ninguno de los libros 1 o 2 puntos. Ya os decía que para él enero fue un gran mes. Yo leí El ídolo perdido y tengo que decir que no lo disfruté nada. Lo utilicé para cubrir uno de los puntos del reto, pero me costó la vida misma acabarlo. El problema no fue la calidad de esta novela, sino el género: aparentemente de misterio, en realidad te tiene constantemente alerta por la presencia de un monstruo. Una tensión que yo no disfruto. Tengo pendiente darle alguna oportunidad más a esta saga que tanto le gusta a Javier. Elegiré un título que no tenga elementos sobrenaturales.

Lecturas discretas

Javier: hacia tiempo que quería leer algo de Alberto Vázquez Figueroa, aún recordaba el buen sabor de boca con la novela Tuareg . Pero las dos novelas que leí de la saga Cienfuegos, el primer y segundo volumen, me dejaron un tanto frío. Reconocí esa manera tan amena que tiene el autor de escribir, pero no me enganchó con la historia, más próxima a un culebrón que a mi gusto por una novela de aventuras.

Mamen: en esta categoría tuve 2 lecturas. Ambas me sirvieron para sendos puntos del reto, pero no me acabaron de llegar, por motivos diferentes. El ensayo New York, New York está muy bien escrito y me permitió conocer a un autor al que sin duda volveré. El problema fue que hablaba de una ciudad que no me acaba de interesar y no pude disfrutarlo del todo. Tengo en pendientes su libro de África para 2022.

El segundo libro fue Fresa y chocolate. La historia está muy bien, pero me dejó con ganas de más. Como si hubiera leído una sinopsis y me dejara con las ganas de leer la novela. Y no solo por su brevedad, que también, sino por la forma de contar lo que ocurre, con una técnica casi cinematográfica, que no acabó de enganchar conmigo.

Los mejores libros

Javier: no puedo negar mi devoción por un personaje oscuro y complejo como es Batman. Suelo ser fan de sus obras y siempre me dejan un poso dulce. Si encima se junta con el genio de Frank Miller, el resultado es una obra gráfica sublime. El regreso del caballero oscuro contiene lo mejor de la personalidad del héroe y su caída moral en la decadencia de un mundo que él ha contribuido a construir. Una delicia para los amantes de las buenas historias.

El asperger en femenino, de Rudy Simone, es un pequeño libro escrito por alguien que conoce de primera mano lo que es ser Asperger. Y su aproximación a la realidad es fantástica, sincera y totalmente terapéutica. Me permitió entender mucho mejor una visión diferente y abrir mi mente a unas personas que miran y perciben el mundo de una manera particular.

El ojo del fotógrafo es un manual entretenido, muy bien estructurado y de una belleza increíble. Con un lenguaje accesible a cualquiera que quiera acercarse al mundo de la fotografía, sus páginas son pequeñas obras maestras de la imagen. Totalmente imprescindible para los amantes de la fotografía y para quienes quieren dar sus primeros pasos cámara en mano.

Como último libro que mereció un 5, está La marca del meridiano, una novela del guardia civil Bevilacqua, escrita por Lorenzo Silva. En el blog ya hay reseña de dos libros de la serie como son El lejano país de los estanques, que supuso el inicio de todo y El mal de Corcira, última entrega de la saga. Prometo en breve reseñar La marca del meridiano, pero no quería saturar a nuestros lectores con tanto libro de Silva. Aunque os adelanto que disfruté muchísimo con las aventuras y desventuras de este personaje. Su argumento, el desarrollo de los personajes y un final buenísimo conforman una combinación brillante.

Mamen: en esta categoría solo tengo un titulo: el mono que llevamos dentro. Un ensayo fantástico al que he vuelto ya en varias ocasiones a lo largo de este año y que os recomiendo muchísimo.