Publicado en Libros, Novela

El Comisario De Luca (Carlo Lucarelli)

Hace unos días os hablaba de un experimento literario, realizado por Camillieri y un autor del que no había oido hablar. Y me faltó tiempo para buscar un libro de ese escritor y comprobar si su buena fama era merecida o no.
Encontré su primera novela que, en realidad, son tres relatos, ambientados en la Italia de la Segunda Guerra Mundial y sus años posteriores.  El protagonista absoluto de los tres relatos es el Comisario De Luca. Un policía íntegro, que intenta sobrevivir a un ambiente dramático y muy violento.
Porque ahí es donde, para mi, reside la gran fuerza de la obra. Estamos acostumbrados a los más oscuros casos policíacos, pero no tanto a que esos casos esten envueltos en un ambiente de guerra y muerte.
La representación de las semanas y meses que siguieron a la liberación de Italia, con la  caida del fascismo, consigue dotar a los relatos de un punto de vista sorprendente. No solo hemos de preocuparnos por los sospechosos, también debemos estar atentos con un vecino que podría ser un partisano o un amable anciano que, en realidad, es un acerrimo seguidor de Mussolini.
Su acción es frenética y las piezas van encajando con tanta suavidad que el final llega con la sensación de ser inevitable. Como me gusta, no hay giros absurdos o acciones que no correspondan. Todo es fluido, fruto de una exposición perfecta de hechos y las interacciones de los personajes.
Una primera aproximación a un escritor muy recomendable. Una lectura amena, donde los amantes del género se sentiran muy a gusto.

Publicado en Libros, Novela

El señor de los Anillos (J. R. R. Tolkien)

Ha llegado el día. Llevaba postergando este momento, quizá,  desde el mismo instante que el blog se puso en marcha. Es el miedo, no tanto a decir algo que no guste, como a escribir algo que no esté a la altura de la obra. Y  no me malinterpreteis, ni en mil años de constante práctica, mis palabras llegarian a acercarse al que es uno de los grandes.
Pero en cada entrada que he publicado, aunque fuera por un instante, El Señor de los Anillos ha estado presente.
He leido la trilogía tres veces, y si no fuera por todos los libros que tengo esperando, caeria alguna vez más.
Y eso que, cuando lo leí por primera vez, llegué solo al final de La comunidad del anillo, su primera parte. Recuerdo el esfuerzo que me costaba sus poemas y canciones, así como sus constantes inserciones del lenguaje élfico. Terminé con la escena de la desaparición de Frodo y Sam y me prometí no seguir. Tenía once años. Con dieciocho, la historia cambió. De repente, esa Tierra Media cobraba sentido. Sus personajes, en el pasado barrocos, se convirtieron en compañeros de emociones y aventuras. Y la historia, lenta en el pasado, me envolvió rápidamente, de tal manera que no podía dejar de leer. Fue la primera vez que fuí al instituto sin dormir porque no era capaz de dejar el libro en la mesilla.
La tercera ocurrió con el estreno de su versión cinematografía moderna (recordar que existe una adaptación de finales de los años 70). Con un mundo donde Internet comenzaba a cambiar nuestro mundo, la información se globalizó y descubrimos mucho más sobre el universo del anillo único y Tolkien. Conocimientos que estaban solo al alcance de expertos, fueron llegando a las masas que ansiabamos conocer todo sobre un autor que había creado un mundo nuevo. Y con esos nuevos conocimientos, la historia de El señor de los Anillos se enriqueció aún más. Descubrimos el reflejo de los años de la segunda guerra mundial proyectado sobre la Tierra Media. Descubrimos la trascendencia de sus palabras y acciones. Pero por encima de todo, descubrimos que, Aragorn, Gandalf, Frodo y el largo etcétera de personajes, son inmortales.
Sus andanzas, dichas y tragedias son las mismas que rigen y seguirán ocurriendo en nuestro mundo, un mundo oscuro en ocasiones pero que siempre consigue brillar en los momentos más oscuros.
Llegará el momento de una cuarta lectura, no me cabe ninguna duda.

Publicado en Libros, Novela

Los siete pilares de la sabiduría (T. E. Lawrence)

Era inevitable que, en estos días tan británicos, por el funeral, no saliera un libro sobre el imperio y sus colonias. Y, en concreto, me he acordado de una de sus figuras más representativas y adoradas. Aunque la adoración va por barrios y me imagino que en latitudes más al sur no le tendrán tanta estima.
Hoy os hablamos de un libro de aventuras, de reflexiones, de viajes, biográfico y… ,seguro que me dejo alguna categoría más.
Quizá el adjetivo que se ajusta al libro sea excesivo. Al fin y al cabo estamos ante la narración de un soldado que terminó por creerse un semidiós. Es un libro que endulza la muerte y glorifica la guerra. Al contrario que en Partes de guerra, donde somos conscientes de la miseria de la lucha descarnada, aquí terminamos por entrar en una narración al servicio de la lucha en contra de la opresión, donde los débiles terminan por derrotar a los opresores.
No es un libro fácil, pues su ritmo es discontinuo. Sin duda, los pasajes referidos a combates son escritos de manera ágil y muy amena. Es la épica al servicio de una mente que se creyó pieza fundamental y única de la liberación arabe.
Sin embargo, hay muchas partes donde las travesías por el desierto parece que entorpece la pluma de Lawrence y no es descabellado terminar leyendo en diagonal.
Pero si hay algo por lo que destaca Los siete pilares de la sabiduría es por el gran respeto con el que trata a los árabes. Recordar que nos encontramos a principios del siglo XX, y el colonialismo seguía muy vigente. Un respeto mutuo, sincero y que encumbró a este explorador a la categoría de mito.
Aún con los cambios de ritmo en su narración, estamos ante un libro fantástico, de una belleza inigualable y con una figura mítica construyendo su leyenda. Lo de menos es el rigor histórico de sus páginas. Su lectura es adictiva, construyendo un ambiente épico a nuestro alrededor. Uno se siente afortunado al ser testigo de uno de los últimos aventureros de nuestra época.
Una maravilla que, a pesar de su extensión, se os hará corto.

Publicado en Libros, Novela

Niebla (Miguel de Unamuno)

Cuando este verano celebramos el aniversario del club de lectura haciendo una ruta literaria con Pirineos Literarios, tuvimos la oportunidad de disfrutar, entre montañas, de las palabras de Unamuno declamadas por un actor que sabía bien lo que hacía. El texto que había preparado era un extracto de un ensayo de D. Miguel y nos ayudó a recordar lo oscuro que era este autor en sus artículos. Todo lo contrario que en sus novelas.

Porque si por algo se caracterizan las obras de ficción de este autor es por lo bien que se leen. Unamuno era capaz de presentar de forma fluida los temas filosóficos más complejos. Será por su estilo directo y ágil, por la ironía que sobrevuela todo el texto, por sus personajes, por las situaciones surrealistas que plantea… sea por lo que sea, sin apenas darnos cuenta estamos reflexionando sobre el sentido de la vida, el libre albedrío, la naturaleza de la acción creativa, de la idea de Dios o del amor.

No sé si quedará alguien que no haya leído Niebla, pero si lo hubiera os animo a remediarlo. Las reflexiones de Augusto, un joven niño rico que no acaba de entender bien en qué consiste la vida, nos permiten reevaluar nuestras propias convicciones.

Publicado en Libros, Novela

Muerte en el Nilo (Agatha Christie)

Hoy os habló de una de las novelas de Agatha Christie más conocidas y con diferentes versiones cinematográficas, por lo que quizá todos la conozcáis ya. Es, en cualquier caso, cita obligada para todos los amantes de la novela de detectives.

En esta ocasión, el gran Hércules Poirot se enfrenta a un asesinato en unas circunstancias muy especiales. Se trata de una historia en la que se entremezclan relaciones afectivas (con mujer despechada incluida), mezcla de clases sociales y la eterna pregunta de quién quiere de verdad a la chica rica y quién está con ella solo por su dinero. Y todo esto a bordo de un barco que recorre el Nilo. Una vez más, la escritora pone a prueba nuestra habilidad deductiva al ir dándonos la información precisa con la que cuenta Poirot para solucionar el misterio. Efectivamente, la clave del éxito es que él nunca sabe más que nosotros. Y gracias a esto nos podemos sentir protagonistas de la investigación.

¿Conseguiréis adivinar quién, cómo y por qué realizo el asesinato? Merece la pena intentarlo.

Publicado en Libros, Novela

Por la boca muere el pez (Andrea Camilleri & Carlo Lucarelli)

Cuando ayer colgamos la reseña sobre la feria del libro viejo y antiguo, se nos olvidó mencionar que, como siempre, picamos, y nos llevamos un libro a casa.
Una rareza, no por ser una edición especial o muy buscada. En absoluto. Es una rareza porque es un duelo de estilo e ingenio de dos de los mejores escritores contemporáneos de novela negra: Carlo Lucarelli y Andrea Camillieri.
La historia es un toma y daca entre estas dos mentes privilegiadas. Porque la historia está desarrollada como si fuera un partido de tenis. Uno planteaba una situación, un reto, y el otro le daba una continuación logica, además de devolver el desafío aumentado.
Cuenta el editor que hubo piques y enfados, pero el resultado es absolutamente fantástico. Además, también lo cuenta él, el proyecto nació por la profunda admiración que ambos se procesaban.
Aún siendo interesante la historia que plantean, lo que engancha de este relato es el desarrollo que cada autor hace de su parte , y como todo fluye en armonía hasta el final. Cada personaje se mantiene fiel a como los hemos conocido por separado, y sus paginas nos llevan a las novelas donde nacieron. Y con estilos tan distantes, consiguen crear una historia redonda, no demasiado complicada, pues el número de páginas es pequeño, pero que te mantiene atento hasta el final.
Una pequeña joya que apacigua mi espera de la última novela de Camillieri, un momento que espero y temo, pues la alegria de reencontrarme con el inspector Montalbano quedará ensombrecida por la certeza de que será su última aparición.
Como consuelo me queda Lucarelli, de estilo más sobrio , pero también rico en sus historias.

Publicado en Libros, Novela

El caso Bourne (Robert Ludlum)

Hace ya unos añitos se estrenaba en los cines la adaptación de una novela que en los años ochenta habia sido todo un éxito de ventas. Luego vendrian dos películas más para completar una de las trilogías más recordadas de los últimos años y que significó un nuevo enfoque en el género del cine de espionaje.
Como os decía, todo partió de la imaginación de Robert Ludlum, un escritor norteamericano que cambió el estilo de las novelas de espías , atreviendose con teorías rechazadas en su día, pero que con los años se han demostrado ciertas. Situaciones como las colaboraciones entre organizaciones del gobierno y grupos paramilitares y terroristas fueron descritas con mucha precisión en sus novelas.
Con El caso Bourne inició una serie de entregas que supusieron su exito comercial más importante. La crítica de la época le reprochó que habia abrazado todos los tópicos del Best Seller, alejándose de una narración más elaborada que habia mostrado en su época de novela negra. Sin embargo, siempre mantuvo un punto de calidad que numerosos imitadores jamás alcanzaron. Por ello fue capaz de asentar esa nueva visión a la hora de plantear las intrigas y conspiraciones políticas.
Quien conozca la adaptación cinematográfica y empiece a leer la novela le sorprenderá la distancia argumental y de personajes que existen entre ambas. Por supuesto es el libro el que ofrece una mayor diversidad de misterios y con un protagonista lleno de aristas y claroscuros. Como buen Best Seller, la acción y el misterio no nos deja un segundo de respiro, pero lo mejor de todo es la verosimilitud de lo planteado. No hay superespías ni villanos sin razones. Lo que tenemos es el juego de la alta política llevado a su ejecución más salvaje e inhumana. Y ahí, Ludlum fue un maestro.
Una novela que nos atrapa, llena de emociones y muy bien escrita. Algo que, por desgracia, no suele ser tan habitual.

Publicado en Libros, Novela

El método (The game) Neil Strauss

Hace unos días leí en Twitter un artículo sobre esos «hombres» que se creen con derecho a ligar sí o sí. No recuerdo el nombre del colectivo, ni ganas que tengo de ponerme a buscarlo.
Y, cuando leia las locuras que postulaban, me vino a la memoria un libro que me regalaron hace ya muchos años.
Los antecedentes eran buenos, pues habia sido el libro más vendido en EEUU del año 2005. Y volvió a conseguir tal proeza dos años después. Su autor era un articulista de The New York Times, además de contar con otras colaboraciones en diferentes medios. Vamos, que pintaba bien la cosa.
Pero al empezar hubo un detalle que se me pasó. Nunca imaginé que el libro se catalogaba como autobiografía. De hecho, cuando llevaba leídos varios capítulos, creía que era una novela de humor, más cercana a la parodia, incluso.
Pero no, resulta que la historia que cuenta es la experiencia del autor cuando se introdujo en una comunidad de seducción. Y sí, amigos lectores, eso debe de existir, por muy descabellada que nos parezca la idea.
Con la excusa de reflejar el día a día dentro de ese círculo, el autor nos explica técnicas, habilidades y destrezas que todo buen seductor debe dominar para alcanzar el éxito en el arte de ligar. En fin…, no os adelanto más, por si alguno tiene la curiosidad de leerlo y alucinar con todo lo que allí se relata.
Quería sacar este libro al aire puesto que luego nos sorprendemos de estos barros que nos arrastran ahora mismo. Ni siquiera pongo en cuestión las intenciones del escritor, pero creo que es urgente analizar por qué se está perdiendo el sentido crítico (esa arma que nos garantiza poseer un filtro y seleccionar lo aceptable y desechar las ideas absurdas y moralmente intolerables).
No se, quizá no fuera esa la intención del autor, pero la sensación que tuve cuando lo estaba leyendo es que habíamos retrocedido un par de milenios en nuestra evolución, por lo menos.

Publicado en Libros, Novela

Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini)

Durante el mes de agosto hemos estado leyendo Mil soles espléndidos en el club de lectura. Un libro imprescindible para entender la historia y desgraciadamente la actualidad de Afganistán, aunque, como me dijeron mis compañeros anoche, quizá no es la mejor lectura para el mes de verano.

Cada semana me pasaba por aquí para contaros nuestras impresiones. Os dejo los enlaces por si no lo habéis leído:

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/08/08/primera-semana-de-lectura-de-mil-soles-esplendidos/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/08/15/segunda-semana-de-lectura-de-mil-soles-esplendidos/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/08/23/tercera-semana-de-lectura-de-mil-soles-esplendidos/

Ayer, último domingo del mes, tuve la suerte de reunirme con el grupo para comentar el libro. Fueron dos horas intensas, en las que no paramos de hablar y que se nos hicieron cortas, cortísimas, pues nos dejamos algunos temas sin tratar. Sin duda, ha sido una novela que nos ha impactado.

No puedo profundizar mucho en lo que dijimos sin hacer spoiler, así que me limitaré a decir que mis compañeros me hicieron ver que se trata de un libro que critica tanto a la sociedad afgana (culpable de cómo es la vida de Mariam) como a la guerra (que trunca el futuro de Laila). El autor trata de acercarnos la realidad de sus conciudadanos para conseguir ayuda para ellos. ¿Es una buena estrategia? Algunos creemos que sí, que leer la novela nos hace entender la realidad de forma más cercana. Hubo, sin embargo, alguna compañera que no estuvo de acuerdo. Ficcionar implica simplificar, dulcificar en ocasiones y determinada realidad, como esta, sería mejor conocerla directamente (mediante reportajes no ficcionados).

No fue en lo único en lo que no pensamos igual. Uno de los valores del grupo es la gran diversidad de opiniones que hay siempre. Discutimos sobre quién era el verdadero villano de la historia, sobre la relación de las dos mujeres (¿sororidad o relación de cariño?), sobre por qué hacen lo que hacen los distintos personajes y si podrían haber hecho otra cosa, sobre el final y la intencion del autor al poner ese desenlace y no cualquier otro…

Una novela dura que quizá no sea para todos los públicos o, mejor, para cualquier momento, pero que es importante que se lea y se conozca. Porque igual que no miramos ya hacia otro lado cuando en el piso de al lado escuchamos una situación de maltrato, la comunidad internacional no debería obviar lo que está pasando ahora mismo en Afganistán.

Publicado en Libros, Novela

María Bonita (Ignacio Martínez de Pisón)

Este fin de semana he leído esta novela de Ignacio Martínez de Pisón. Es la tercera que leo de este autor y no podría decir cuál de las tres me han gustado más. Se ha convertido en otro de esos valores seguros, en uno de mis autores favoritos.

La novedad de esta obra frente a las otras que he leído es su brevedad. Si en vez de novelas fueran perfumes, María bonita sería una esencia. En unas pocas gotas tiene todos los ingredientes maravillosos que encuentro siempre que leo a este autor. Quizá por eso es especialmente fácil de leer. El que no conozca al autor, que comience por aquí.

¿Y cuáles son esos ingredientes? El principal yo creo que es la verosimilitud. Las historias que cuenta este autor podrían haber ocurrido tal y como las describe y, en cierta forma, esa es la impresión que me queda al leerlas: que me cuenta algo que es verdad. Otros ingredientes son una prosa fresca y fluida, unos personajes vivos, una historia interesante (bien contextualizada en nuestra historia reciente, pero cuyo foco no suele ser el contexto sino la vida de sus personajes, sus emociones, sus relaciones) y un conjunto de temas universales que te ayudan a entenderte.

María Bonita habla de la necesidad de pertenencia (y de su contrapunto, la soledad) y nos presenta dos formas de encarar una vida de miseria: la primera es vivir como un agente activo, que se arriesga, que se equivoca, que traspasa en ocasiones límites que no debería traspasar, pero que es capaz de disfrutar de momentos de plenitud y de contagiar la felicidad a los que tiene cerca. La segunda forma es vivir como un ente pasivo que se dedica a recibir los golpes y a acumular rencor e infelicidad por ello, que no lucha por mejorar las cosas porque está demasiado ocupado en lamerse las heridas y en buscar culpables en su entorno próximo. Para los que asumen la primera de las vías los peligros son enormes, pero siempre queda una rendija por la que entra la esperanza, la risa, la felicidad. Por el contrario, los que siguen la segunda están muertos en vida. No hay salida para ellos y, lo que es peor, no entienden que la haya para los demás.

Esta novela contrapone estos dos modos de entender el mundo y la miseria en un momento histórico, la transición española, en el que ha terminando el contrato social que ha imperado hasta entonces, en el que los ricos se ocupaban de algún modo de sus pobres (la miseria ordenada, si me permitís la expresion) y está comenzando un mundo nuevo en el que todavía no están claras las normas que lo rigen.

Y en este cruce de caminos entre el viejo orden y el nuevo, entre los que sufren su destino y los que buscan alternativas, está María, la niña que narra esta historia, la que nos presta los ojos para mirar los que ocurre alrededor. Un personaje maravilloso al que ya le he hecho un hueco en mi mundo. María se queda.