Publicado en Libros, Novela

Beatriz y los cuerpos celestes (Lucía Etxebarría)

Hará unos veinte años, quizá más, que compré y leí este libro y desde entonces me ha venido acompañando, traslado tras traslado, hasta acomodarse en una de las estanterías del salón de mi actual casa. Hace unos días pensé hablar de él aquí. Estaba segura de que me había gustado, de que merecía la pena comentároslo. Pero no recordaba prácticamente nada más de él.

Me pasa de vez en cuando. Tener la certeza de que un libro me ha gustado y ser incapaz de recordar por qué. No quedaba otra que proceder a la relectura y eso es, precisamente, lo que he hecho.

Beatriz y los cuerpos celestes es un viaje iniciatico de una joven madrileña que procede de una familia acomodada, pero que desde los 12 hasta los 22 años no tiene más propósito que encontrar quién es y a quién pertenece. Bien escrita y mejor narrada, la protagonista nos cuenta, en primera persona, no solo lo que vivió durante esos 10 años, sino sobre todo lo que sintió, lo que deseó, lo que temió. Las escenas que discurren en su adolescencia ochentera en Madrid se combinan con su primera juventud en los 90 en Edinburgo. Y el lector, poco a poco, va formando en su mente este puzzle de emociones que es su vida. La línea temporal se rompe con la facilidad con que la rompe la mente y los saltos de la historia responden simplemente a una memoria algo caprichosa.

Son muchos los temas que toca esta novela: el sexo, los estereotipos de género, el amor, la amistad, la soledad, las adiciones, los márgenes de la ley, las clases sociales, la enfermedad mental, la familia, la búsqueda de uno mismo, la difícil época de la adolescencia… pero quizá de todos ellos destacaría el efecto del pasado en nuestro yo presente. Hasta qué punto somos libres en nuestras decisiones o estamos condicionados por lo que hemos vivido y, sobre todo, por lo que hemos amado y lo que hemos sufrido.

Una novela interesante que ha resistido muy bien el paso del tiempo.