Publicado en Eventos

La noche de las letras vivientes (Paraninfo de la U. de Zaragoza)

Halloween llegó para quedarse. Por lo tanto, siempre es mejor sumarte a la celebración y crear un espectáculo inolvidable. Con ese espíritu se ha consolidado un evento que, año tras año, la Facultad de Filosofía y Letras nos ofrece a todos.
De la mano del actor José Luis Esteban, La noche de las letras vivientes se convierte en un repaso divertido, en ocasiones emotivo, sobre textos y poemas que nos recuerdan la fragilidad y el inexorable final de nuestras vidas. Pero sobre todo es un homenaje a quienes no están con nosotros pero, a través de sus textos, nos hacen sentir más vivos que nunca. En todo momento nos hizo sentir la presencia de esos autores y sus poemas. Y lo hizo con una interpretación fantástica, donde combinaba la risa, la tristeza, la reflexión y, sobre todo, la humanidad que todo actor necesita para hacer creíble su trabajo.

Acompañado por Francisco Fraguas, que acentuó la vis comica del espectáculo y del artista Naiel Ibarrola, que nos deleitó con su piano y creación gráfica, la hora y media que duró se pasó en un suspiro. Mención especial para Gabriel Sopeña que acompañó con su talento para poner música a dos hermosas piezas poéticas.

Los espectadores que llenamos el Aula Magna del Paraninfo disfrutamos de la increíble capacidad de los actores para improvisar, para entrar y salir del papel con una naturalidad pasmosa. Ver como son capaces de crear arte, entretenimiento, emoción, tan solo a partir de un gesto del público es emocionante, como presenciar un pequeño milagro escénico.
No faltaron las referencias a las largas obras de la nueva facultad. Como tampoco faltó su versión «subida de tono» del clásico Don Juan Tenorio. Lástima de la falta de tiempo. El ambiente que fueron capaces de crear y la entrega del público hubieran podido prolongar la velada más allá de la medianoche.
El año que viene volverá, casi seguro que a la nueva facultad y, de nuevo, será un éxito tremendo.
Por un momento creí oir a los difuntos aplaudir con nosotros.