Publicado en Música

Days of Future Passed (The Moody Blues)

El verano de 1.967 fue muy especial.  Fue el verano del amor.  Así se llamaba el festival que se celebró en San Francisco y supuso un hito social, generacional y musical. Figuras como Janis Joplin, Jimi Hendrix o The Who pusieron banda sonora a un movimiento que quiso cambiar el mundo.
Además, ese año fue testigo de nuevos discos de The Beatles, The Doors o Pink Floyd. Vamos, un año excelso en cantidad y calidad.
Nuestros protagonistas de hoy buscaban el éxito desesperadamente, después de un primer álbum muy bueno, pero que no le encumbró a la cima.  Sus ventas fueron notables, sin embargo la fuga de algunos de sus componentes pusieron en peligro el proyecto del grupo. La multitud de lanzamientos musicales de esos años, su variedad y el carisma de muchos de sus protagonistas ponían las cosas muy difíciles para unos debutantes que no destacaban especialmente. No eran excéntricos o polémicos, su música,  aunque buena, recordaba a muchas canciones que sonaban ya en las radios y se les consideraba más secundarios que protagonistas de la escena musical de la época.
Decca, su sello discográfico, estaba experimentando un nuevo sonido que aunaba música orquestal y clásica con acordes de rock. Y casi como una imposición, sus cinco componentes se pusieron a escribir temas que pudieran encajar en un nuevo concepto musical: rock progresivo. Habian pasado de ser un grupo de rock con toques de R&B a grupo experimental. 
Sin duda, la introducción de un instrumento como el Mellotron fue fundamental para conseguir la unión perfecta entre la orquesta clásica y los acordes de la banda; el uso de la tecnología al servicio de la melodia.
Con esos mimbres consiguieron uno de los mejores álbumes de la historia. Y, sin duda firmaron un tema que, pasen los años que pasen, seguirá sonando incansablemente. Days of future passed es un disco para escuchar del tirón.  Aunque sus canciones, individualmente, son fantásticas, la mezcla de la música orquestal, la poesía y esas canciones, consiguen crear una atmósfera única,  con momentos para la calma y otros instantes que parecen hechos para saltar del sofá y bailar.
Como ya he dicho antes, el tema que pone final a esta joya, por si sola , ya merece un sitio en la historia de la música. Y sí, no he dicho su nombre, pero a estas alturas …¿Alguien no sabe como se llama esa maravilla?