Publicado en Libros, Novela

El peligro de estar cuerda (Rosa Montero)

Este mes de julio hemos estado leyendo el último libro de Rosa Montero en el club de lectura. Cada semana me pasaba por aquí para contaros nuestras impresiones. Os dejo los enlaces por si no lo habéis leído:

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/07/07/primera-semana-de-lectura-de-el-peligro-de-estar-cuerda/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/07/14/segunda-semana-de-lectura-de-el-peligro-de-estar-cuerda/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/07/21/tercera-semana-de-lectura-de-el-peligro-de-estar-cuerda/

Este domingo, último día del mes de julio, nos reunimos por fin los miembros del club. No sabéis las ganas que tenia de escuchar a mis compañeros. Sabía que después de la reunión iba a mirar el libro de otra forma. Y así ha sido, desde luego.

Fueron dos horas maravillosas. Todos estábamos de acuerdo en que habíamos disfrutado muchísimo con la lectura y en que es un libro fantástico, que se lee muy bien y te deja mil reflexiones para hacer a solas. La nota media que recibió fue altísima (un 4 sobre 5) y lo más inusual: en esta ocasión no hubo ni un suspenso, a ninguno de nosotros se nos había hecho bola.

Pero una vez pasada esta primera impresión, comenzaron las preguntas. El libro de Montero no nos acababa de cuadrar del todo y teníamos muchas preguntas que no sabíamos responder del todo. ¿De qué género se trata? ¿Qué pinta una historia de ficción en medio de un ensayo? ¿Cuál es el tema del libro? ¿Qué nos quiere decir la autora? ¿Para qué escribe? La impresión que tuve durante toda la reunión es que caminábamos a oscuras, pero de la mano. ¿De verdad todos los creativos tuvieron un trauma en la infancia? ¿A cuántos autores deja fuera? ¿Cuantas personas con traumas, problemas de adicciones o de salud mental no son creativos? ¿De verdad cree en la tendencia universal al orden? Y así, a tientas, juntos, llegamos a la pregunta definitiva: lo que cuenta Rosa ¿es verdad?

La conclusión a la que llegamos en este viaje compartido es que en El peligro de estar cuerda el objetivo no es hacer un ensayo de divulgación científica. Se trata, más bien, de un ejercicio personal, subjetivo,  autobiográfico. Lo que cuenta no es la verdad objetiva, aséptica, de laboratorio, sino más bien su propia verdad, la que proviene de una reflexión profunda de lo que una es y lo que una ha vivido. Vistas así las cosas, todo lo que nos preocupaba al inicio se ve desde otra perspectiva. A pesar del tono periodístico y de la gran cantidad de referencias bibliográficas, en realidad está hablando de su propia experiencia. Por eso en este libro caben referencias objetivas (sobre autores con los que se identifica y que crean un efecto de reverberación de la experiencia subjetiva), pero también sesgos cognitivos y ¿por qué no? incluso la ficción.

¿Qué ha pasado aquí? Ahora sí estamos llegando al final del viaje. Rosa Montero avisa de esto desde el mismo título, pero no le hicimos caso. El peligro de estar cuerda, al final, consiste en no entender bien el libro que nos regala y leer desde los límites de la razón lo que es un discurso que desborda cualquier límite. Volveremos a leer el libro desde aquí, aceptando el juego. Seguro que esa relectura será aún mejor que la primera. Que la disfruteis.