Publicado en Libros, Relatos

Diáspora (Isabel Gutiérrez Cía)

Creo que ya he dicho por aquí alguna vez la debilidad que tengo con los cuentos. Imagino que es porque te dan la excusa perfecta para seguir soñando y desarrollando a unos personajes y unas historias que a penas son bocetos en el relato. Y eso te permite crear y crecer. Ahora bien, tengo dos limitaciones. La primera es que necesito saber o al menos sospechar qué me quiere decir el autor o la autora con lo que cuenta. No soporto esas descripciones detalladas de una escena que no te llevan a ninguna parte. La segunda es que tengo que tomarme mi tiempo. No más de dos o tres cuentos seguidos o se pierde la magia.

Diáspora llegó a casa en junio, en plena feria del libro, pero lo he terminado de leer esta mañana. Me ha acompañado durante más de un mes, porque me lo he leído a sorbitos, disfrutando cada historia, releyendo a veces fragmentos y pensando sobre ellos en mis ratos tontos. Ha sido un viaje a la España vaciada, al Teruel profundo que ve perder población desde hace casi cien años.

Los relatos de este libro hablan de un asunto muy concreto (la vida de los habitantes de los pueblos de Teruel desde finales de los años treinta hasta nuestros días), pero, como  ocurre siempre en la buena literatura, de algún modo nos está hablando de temas universales, que trascienden con mucho el contexto de la obra. Los recortes en sanidad, la venganza, el rencor, el miedo al qué dirán, la soledad, la corrupción, la guerra, el amor, la ambición desmedida, el destino… Isabel cuenta historias que nos hacen pensar; relatos para saborear, para releer, para hacerles un hueco en la mesilla.

Es la primera obra de la autora, pero espero que no sea la última. Escribe bien y es valiente. Juega con las técnicas narrativas, coquetea con el discurso libre, cambia de narrador sin aviso previo, se divierte con los nombres, juega con el tiempo, confundiendo futuro, presente y pasado, nos prepara trampas y nos sorprende. Pero, por encima de todo, hay una característica que yo resaltaría en Diáspora y es que está escrita desde la verdad. Isabel no finge lo que no es y creo que esa es la clave para conseguir lo que consigue: historias reales con unos personajes llenos de vida en los que podemos reconocernos.

Seguiremos atentos a esta nueva autora que creemos que tiene mucho que ofrecer.