Publicado en Libros, Novela

La conjura de los necios (John Kennedy Toole)

Tenía este libro en la recamara desde hace ya un tiempo. Pero quizá me avergonzaba exponer públicamente mi opinión sobre el. Sería más correcto quitar el quizá.
Recuerdo comprar una edición de bolsillo con la máxima ilusión. En una época sin acceso fácil a Internet, la fama de la novela corria de forma desbocada por conocidos, profesores y algún programa de televisión. La mística que rodeaba a su autor, muerto prematuramente , que lo elevaba a la altura de otros genios atormentados, no hacia más que aumentar la necesidad de leerlo.
Pero cuando llegó el momento no encontré esa obra que me dejara con la boca abierta. No le quito su crítica social, pero ese humor a base de forzar situaciones y personajes no conseguía que me sintiera cómodo. Es cierto que denuncia un sistema que canibaliza a quienes viven en él, pero no dejaba de pensar que era normal que, ante esa galería de protagonistas trasnochados, con reacciones exageradas e incomprensibles, los equivocos fueran artificiales.
Es cierto que se lee muy bien, fácil. El uso de unos diálogos ágiles, dejando de lado largas narraciones, le otorgan un dinamismo fantástico. Incluso hay frases muy acertadas en su crítica social. Sin embargo, dentro de un tono irreal que rodea a todo el libro, peca de llevar hasta extremos imposibles esas situaciones. Las hay forzadas, demasiado, y eso hizo que la sonrisa del principio de tornara en una pequeña mueca de hastío.
Me gusta la literatura de denuncia, aquella que nos golpea con crudeza, directamente. No me entiendan mal, no soy del drama por el drama. Pero entiendo que la realidad ya tiene muchas posibilidades de plasmarse y denunciarse sin necesidad de envolverla en comedia.
También entiendo la fama de la esta novela. Quién no tenga mis prejuicios supongo que la disfrutará y agradecerá el clima surrealista que rodea al protagonista. Pero ese lector, está claro, no soy yo.
No dejen de leerla, estoy seguro que a la mayoría les gustará. Quizá soy un poco Ignatius Reilly. O un perfecto necio.