Publicado en Cómic

In Memoriam Neil Adams

El pasado 28 de abril nos dejó uno de los dibujantes más importantes de la historia del cómic. Neil Adams revitalizó el género y, sobre todo, a un personaje que estaba viviendo sus horas más bajas: Batman.
Estaba el Caballero Oscuro palideciendo bajo una imagen llena de parodia y estética sesentera trasnochada. Hoy en día vemos la serie de televisión sobre el personaje y nos reímos, incluso tiene su público que defiende su tono desenfadado. Sin embargo, este enfoque estaba destruyendo a uno de los héroes más oscuros del universo DC. Quién se disfrazaba de murciélago para asustar a los criminales no resistía muy bien el humor blanco de los guiones televisivos.
Y llegó Adams, con su trazo limpio, perfecto anatómicamente hablando, y lo dotó de una personalidad oscura, atormentada por el asesinato de sus padres y su imposibilidad de conseguir la erradicación del crimen en las calles de Gotham.


Su interpretación del personaje rescató la franquicia y asentó las bases psicológicas que, años después, muchos otros dibujantes y guionistas de Batman imitaron. El gran Frank Miller siempre se ha considerado deudor del arte de Adams.
Yo descubrí a mi héroe favorito con un cómic que leí y releí infinidad de veces. Aún lo conservo, totalmente desencuadernado. Por aquel entonces no podía saber que estaba ante uno de los grandes, de los más grandes. Pero sí recuerdo perfectamente el impacto que me causó y de todo lo que vino después. Parte de esa historia os la traigo muchas veces a modo de reseñas sobre el personaje.
El arte de nuestro protagonista de hoy también alcanzó a otros superheroes, como Superman y destacó su implicación en asuntos como el racismo y las drogas.
A quien quiera conocer más sobre Neil Adams le recomiendo la historia de Superman VS Mohamad Alí. No lo juzguéis con ojos del siglo XXI, sino con la visión de un hombre que utilizó su dibujo para derrotar a los grandes enemigos reales de la sociedad.
Disfruten de él, de sus trazos y de un trocito importante de la historia del cómic. Descanse en paz.