Publicado en Club de lectura #elsitiodemirecreo, Libros, Relatos

Dublineses (James Joice)

Mucha gente en la que confío me había hablado de este libro con cariño. Me aseguraban que era una obra mucho más asequible que el Ulises, una forma dulce de entrar en el universo de Joice. Les creí. Y acto seguido me entró una necesidad insana de tenerlo y leerlo.

El 6 de enero lo encontré bajo el árbol y decidí proponerlo como clásico del mes de febrero, aprovechando que era el mes del aniversario del Ulises y era una forma light (adecuada, sencilla) de homenajearlo. Tengo que decir en mi favor que no fui la única en pensar así. En la votación de Twitter Dublineses ganó por goleada.

El mes de febrero, por tanto, hemos dedicado el club a este pequeño libro de relatos. Podéis encontrar toda la información de estas semanas en las siguientes entradas:

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/02/08/primera-semana-de-lectura-de-dublineses/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/02/15/segunda-semana-de-lectura-de-dublineses/

https://elsitiodemirecreozaragoza.wordpress.com/2022/02/22/tercera-semana-de-lectura-de-dublineses-los-muertos/

Efectivamente, como habéis podido leer, el libro al final no me gustó. Son cosas que pasan. Salvo Evelin, un minirelato que me encantó, el resto del libro me resultó pesado y decepcionante.

No sabía muy bien qué iba a pasar en el encuentro. Me temía que la opinión, por una vez, iba a ser unánime. Pero una vez más la diversidad del grupo se impuso y hubo un 50% al que le gustó mucho. Las casi dos horas que duró la sesión las dedicamos a entender la diferencia de opinión. Intentaré resumirlo lo mejor que pueda

Joice no es un autor fácil de leer. Probablemente él buscaba conscientemente la complejidad en su forma de escribir. No obstante, parece que resulta más sencillo de leer en inglés que en español. Digamos que, sobre todo, Joice no es un autor fácil de traducir. Creo que tengo una motivación aquí para mejorar mi nivel de inglés e intentarlo algún día en versión original.

A Joice no parece interesarle contar historias. Su intención más bien es describir ambientes. De un modo impresionista y cinematográfico te permite acompañarle en distintas situaciones de Dublín, observando la infancia, la juventud o la madurez de sus personajes. Si vas buscando narrativas, James no es tu hombre.

Los relatos de Dublineses nos describen un universo muy concreto: el Dublín del siglo XIX. Cuanto más conozcas el mundo que describe, más sencillo te resultará conectar con él. Creo, pues, que aunque Joice puso a Dublin en el mapa (como se dijo anoche), no es un buen modo de introducirse a la cultura irlandesa. Más bien es un libro para aquellos que ya la conocen bien.

Por último, Joice es un autor naturalista, como lo era Chéjov o Emilia Pardo Bazán y, como a ellos, no le importa retratar los rincones más sórdidos y a los personajes más odiosos.

De mis compañeros entendí anoche que lo interesante de este libro no es tanto lo que cuenta, sino lo que te hace sentir con sus relatos; aquellos momentos en los que conecta contigo emocionalmente. Y eso depende del lector más que de nadie. Prueba de ello es que los relatos preferidos de unos eran los más odiados por otros.

La sesión dio para mucho más. Hablamos de los personajes más odiados y los más queridos, le dedicamos tiempo a profundizar en Los muertos, debatimos sobre el modo en el que presenta a las mujeres… pero este resumen termina aquí. Si os ha llamado la atención, no dejéis de leer este libro de relatos. Si nuestra muestra es significativa, tenéis un 50% de posibilidades de que os guste. 🤞 Suerte y contadnos.