Publicado en Música

R. E. M (Automatic for the people)

Qué pocos grupos pueden decir que subieron el listón después de alcanzar la gloria con un álbum anterior. Lo normal es alcanzar un cenit creativo y, a partir de ahí, vivir de las rentas.
Nuestros protagonistas de hoy venían de romper las listas de éxitos con un sencillo que se ha convertido en un clásico: Losing my religion. Un tema que ponía la guinda a un álbum sencillamente espectacular, y al que dedicaremos una entrada en nuestro blog en un futuro cercano.
Y cuando podrían haber seguido disfrutando del éxito y cuando la crítica aún seguía alabando ese trabajo anterior, sorprendieron al mundo con un nuevo álbum todavía mejor. Una apuesta arriesgada por el poco espacio de tiempo entre trabajo y trabajo y por la propuesta tan distinta que lanzaron al mundo.
Distinto en su producción, en su planteamiento a la hora de componer las canciones y, sobre todo, distinto al sonido y los ritmos con los que habían alcanzado el reconocimiento mundial.
Mientras el álbum Out of time exloraba el lado amable de la vida, con un pop muy alegre y con ritmos bailables, Automatic for the people buceaba en lo más oscuro de la existencia. Sus baladas, íntimas y sencillas, se acompañan de unas letras de una tristeza absoluta. La pieza maestra es, sin duda, Everybody hurts, casi tan eterna como Losing my religion. Pero este tema solo es la guinda de un trabajo donde REM sacó lo más íntimo y escondido de su alma y nos lo ofreció en forma de música y poesía.
Comienza con Drive, que sirvió de presentación al público, un sencillo desolador, sin estribillo y de una factura tan sencilla como sobrecogedora. Y sigue con otras piezas imposibles de acotar a un solo género musical, pues hay muchísimas influencias en cada pieza, y componen un bellismo viaje de reflexión, haciendo que disfrutemos cada tema de manera entregada.
Un álbum redondo, que los situó en la cima musical de los 90 y que, aún hoy día, sigue sonando tan bien como entonces. Es la delicadeza hecha música, no podría explicarlo mejor.