Publicado en Libros, Novela

El tío Oswald (Roald Dahl)

¿No me digáis que encontrar una novela escrita por el gran Roald Dahl, y encima con una temática tan alejada de los cuentos infantiles, no es suficiente para lanzarse de cabeza a sus páginas?
Es cierto que su carácter erotico ha perdido toda la fuerza que hubiera podido tener en el momento de su publicación y en muchos momentos del libro, lo erotico da paso a la vulgaridad, pero Roald es mucho Roald.
Dahl es un extraordinario creador de relatos cortos. Tengo en mi memoria cuatro o cinco que, por muchos aspectos, son memorables . Además, y esto me atrajo de El tío Oswald, la temática que abarcan es muy variada y en todas ellas cumple con creces. Más que cumplir.
Pero el problema de la novela de hoy es la continua repetición de las situaciones que al principio son cómicas, pero luego entran en un bucle sin fin. La impresión que me ha quedado es que 200 páginas son muchas para contar las aventuras de un vividor de principios de siglo XX. Sus andanzas, sus amoríos y su falta de escrúpulos son narrados con una mezcla de ironía, de sexo y, sobre todo, mucha naturalidad. Aunque a la mitad del supuesto diario, uno desea que la historia acabe, da igual de qué manera.
Lo malo, insisto, es la repetición de las situaciones, que pasan de divertidas a insulsas, que resienten el ritmo y hace que sea pesada su lectura en muchos capítulos. A ello se une ciertos pasajes, que más de 40 años después, han quedado retrógrados.
Siempre queda en Dahl momentos muy divertidos, pequeños destellos de denuncia sobre ciertos estilos de vida y mucha mala leche al representar la alta sociedad de la época. Y guardandose lo mejor para ofrecernos un final que compensa la sensación de frustración en su lectura. También entiendo que esas pocas páginas no sean suficientes para muchos lectores, pero sigo creyendo que un mal libro de Dalh es muchísimo mejor que el mejor de muchos autores.
Es un reto, ¿lo aceptáis?