Publicado en Libros, Novela

El jilguero (Donna Tartt)

La última semana he acompañado a Theo a lo largo de unos 14 años. A través de las más de mil páginas, que han pasado en un suspiro, he sufrido, me he reído, me he sorprendido y, en cualquier caso, no quería dejar de leer. He terminado queriendo al protagonista, aunque en más de una ocasión le habría matado por su mala cabeza. Es un adorable desastre.

Esta novela de Tartt habla, fundamentalmente, de supervivencia. Sobrevivir al abandono, a las bombas de unos terroristas, a la orfandad, al desarraigo, a la soledad y al desamor. Sobrevivir también a uno mismo, a las tendencias autodestructivas, al alcohol, a las drogas, a las amistades peligrosas, a la mafia. Sobrevivir a la vida cuando algo en tu interior no te permite hacer las cosas como los demás esperan que las hagas. Theo es un superviviente que te narra en primera persona cada uno de esos viajes al infierno.

¿Y cómo se consigue sobrevivir cuando todo está mal alrededor? Me gustaría decir que es gracias a la amistad, pero no se trata de eso. Es cierto que los amigos te salvan de muchas, que llenan tu vida de alegría, de momentos de felicidad y que muchas veces te permiten continuar, pero solo con eso uno no sobreviviría. Tampoco es solo gracias al amor, aunque sin él nada merecería la pena, aunque te dé momentos de intimidad y de plenitud. Ni siquiera es gracias a las buenas personas que te acogen, te protegen en un momento dado, te guían entre la bruma. Theo tiene la suerte de contar con todo ello, pero su supervivencia depende, en último término, de otra cosa.

El verdadero escudo contra la adversidad es mucho más prosaico. Es el instinto de supervivencia. Una fuerza más poderosa que la autodestructiva, que convive con ella y consigue vencer. Un instinto que, en esta novela, se nutre de la capacidad de Theo de reconocer la belleza y disfrutarla. La pasión por un pequeño cuadro, la imagen de un tierno jilguero, que representa, de algún modo, un sentido para seguir vivo.

Publicado en Libros, Novela

Alamut (Vladimir Bartol)

Corrían los convulsos años 30 y en Europa se estaba gestando una guerra mundial. Los regímenes totalitarios forzaban los enfrentamientos entre países con el objetivo de propagar sus ideas por todo el continente. La fuerza de países como Alemania e Italia estaba en unas masas totalmente entregadas a las ideas fascistas. ¿Cómo fué posible conducir a millones de personas hacia una barbarie sin razón?

En la actualidad parece irreal el clima de extremismo que se vivía en esos años anteriores al conflicto, pero Vladimir Bartol vislumbraba hacia dónde se encaminaba la situación. Nacido en Italia fué testigo de primera mano del nacimiento y asentamiento del régimen de Mussolini. Su visión filosófica y sus conocimientos sobre historia gestaron una novela que no debe ser considerada tanto como histórica, sino más bien como una metáfora sobre los movimientos extremistas. Una aproximación a sus métodos para subyugar la voluntad individual en favor de una obediencia colectiva en aras a un ideal superior aunque este sea fanatismo.

La brillante novela arranca en plena fortaleza de Alamut. Conoceremos a los hashashins, personas anónimas convertidas en asesinos. Su misión es derrocar el imperio turco, pujante en el siglo XI, utilizando el atentado personal como medio para desestabilizar la dinastía que estaba en el poder. La novela es un relato descarnado de las técnicas que se utilizaban para convertir a simples hombres en fanáticos que no dudaban en entregar su vida sin preguntar.

Una historia que sirvió para denunciar la situación que se estaba produciendo en esos momentos. Aunque en aquella época quedó más como una crónica histórica sobre una secta consumidora de Hachis y que dió nombre, asesino, a una forma de terrorismo fanático. Premiada y muy bien considerada por la crítica de la época, su éxito quedo ensombrecido por la Segunda Guerra Mundial. No fué hasta décadas después que el nombre de Bartol obtuvo el reconocimiento que se merecía y cuando «Alamut» empezó a ser traducida a otros idiomas.

Un libro imprescindible para conocer los fanatismos. Un conocimiento que nos debe llevar hacia su erradicación.