Publicado en Libros, Novela

Harry Potter y la piedra filosofal (J. K. Rowling)

Hoy quería rendir un homenaje a la literatura de nuestra juventud. He de reconocer que ahora mismo tengo muy escondido en mi memoria los argumentos o las cualidades de esos libros. Pero soy maño. Y cuando algo ronda….

Y surgió la idea, clara y nítida. Los libros de Rowling están más frescos en mi retina, no en vano creo que tengo hasta tres ediciones diferentes a mi alcance. Las dos peques son fans de la serie de libros, han visto las películas multitud de veces y poseen una variada y larga colección de accesorios y demás objetos de merchandising.

Creo que todo ese fenómeno fan ha sido la excusa para acusar a su autora de primar las ventas por encima de la calidad de los libros. Cuanto más éxito tenía, más voces han surgido en su contra al negar su valor literario y dejarlo como simple entretenimiento de masas.

Sin embargo, y me ceñiré a la primera entrega, su lectura es muy entretenida y amena. El mundo mágico que rodea a Harry Potter es rico en detalles y fruto de muchas horas de trabajo por parte de la autora. Nos relata una aventura donde hay giros inesperados, acción, emoción, momentos de humor, sorpresas y todo ello sin un respiro entre capitulo y capitulo.

No olvidemos que son libros para niños y adolescentes. Aunque su moraleja o mensaje nos pueda parecer a los adultos muy simple ( el valor de la amistad, el triunfo de las buenas personas, etc..), considero que el  impacto positivo para ellos es mucho más  fuerte al estar acompañado por unos protagonistas que se hacen querer y pueden llegar a convertirse en modelos de comportamiento. El valor, la inteligencia, el compañerismo, todo son rasgos que adornan a Harry, Ron y Hermione y son cualidades que sus jóvenes lectores absorben en sus lecturas.

En nuestra época tuvimos a Los Hollister o a Los cinco. Y nuestras sensaciones eran igual de placenteras cuando los devorabamos y compartíamos entre nuestros amigos.

Y no le ha ido tan mal a nuestra generación.