Publicado en Libros, Novela

Matar a un ruiseñor (Harper Lee)

Estas vacaciones de Semana Santa me ha acompañado Scout, una niña muy especial, huérfana de madre y a la que su padre está decidido a educarla para que sea una mujer buena, valiente y libre. No me cabe ninguna duda de que lo conseguirá, pero daría lo que fuera por leer una segunda parte, treinta años después, para comprobarlo con mis propios ojos.

Scout vive con su hermano, su padre y una niñera a la que teme y quiere a partes iguales. Tiene una vida feliz y tranquila, que nos recuerda un poco a otros niños libres, como Huckeberry Finn. Scout nos transmite la emoción de ir descubriendo los secretos del mundo poco a poco, el placer del juego libre, la pereza de las tardes al sol, la frustración de ser pequeña y chica cuando una quisiera serlo todo y serlo ya.

La tranquilidad de la vida de Scout se termina el día que su padre es elegido para defender a un hombre negro de la acusación de haber violado a una mujer blanca. A partir de entonces, los prejuicios, el racismo, la maldad y la injusticia se van filtrando en las palabras de una niña que entiende el mundo mucho mejor que algunos adultos. Por momentos hemos dejado a Twain para caer en el mundo tenebroso de Faulkner.

Una novela deliciosa que nos recuerda el mundo clasista y racista del que venimos, para que no se nos ocurra volver. Un relato extraordinariamente escrito que me deja pensando cuántos de esos prejuicios continúan pesando en nuestros días. No puedo evitar preguntarme: ¿qué pensaría Scout de nosotros?

2 comentarios sobre “Matar a un ruiseñor (Harper Lee)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s